Puerto Plata Covid-19 | 19/09/2021 | Infectados 9050 | Fallecidos 158 | Recuperados 8646 | Click Para Más detalles

La estrechez comunicativa de EDENORTE

Ultima Actualización: lunes, 09 de agosto de 2021. Por: Luis Henriquez Canela

Para quien escribe, el acre sabor a desamparo que sufrió la población pudo haberse evitado si EDENORTE, con tiempo suficiente, hubiese informado sobre lo que iba a suceder.

Por: Luis Henriquez Canela



Los apagones que han azotado al Cibao y la parte norte del país durante los últimos días surtieron un efecto devastador y  catastrófico para la imagen del gobierno.

 

Transcurridos los 11 meses y días desde la asunción al poder del PRM, podría asegurarse que alcanzó el punto más bajo de popularidad en estos días.

 

Con temperaturas mayores a los 31 grados Celsius por las noches, los apagones causaron estragos en el ánimo y la tranquilidad de la gente, haciendo que las temibles y espantosas redes sociales, lanzaran bocanadas de fuego cual dragón amenazante en contra de los administradores del Estado.  

 

La gente se ha acostumbrado a tener energía, es de saber que debido al poco uso, las baterías de los inversores ya no sirven y las plantas de generación eléctrica de las viviendas, utilizadas en tiempos pasados para contrarrestar los apagones, tampoco están preparadas para tal tanda, debido al tiempo que tienen sin ser utilizadas.

 

Para quien escribe, el acre sabor a desamparo que sufrió la población pudo haberse evitado si EDENORTE, con tiempo suficiente, hubiese informado sobre lo que iba a suceder. Nadie sabía sobre esos trabajos. Si le explican, el dominicano entiende.  Acostumbrado a soportar la escasez, la resiste o, mejor dicho, la sobrelleva; claro, si encuentra méritos en la explicación. Pero si ni explicación hay, entonces salta y arremete contra todo aquel que luzca culpable.  

 

Sin lugar a dudas, la pobreza comunicativa de esa institución le jugó una mala pasada al gobierno.  Los directores de EDENORTE debe entender que este es otro pueblo, son otros ciudadanos y el que paga su dinero -mucho, por cierto- merece una explicación.

 

Pónganse claros.