Puerto Plata Covid-19 | 30/10/2020 | Infectados 3199 | Fallecidos 128 | Recuperados 2586 | Click Para Más detalles

Tiene sentido conmemorar "el Día Internacional de la Niña"?

Ultima Actualización: lunes, 12 de octubre de 2020. Por: Roque de León B

Por: Roque J. de León Borbón

Al visualizar, reflexionar y comparar la sociedad de la época de nuestra niñez en búsqueda de una respuesta lógica a la diferencia abismal que la separa de la que nos ha correspondido vivir hoy, en el resultado obtenido tenemos que destacar el papel protagónico que se asignaba a la familia como la primera unidad responsable de garantizar la formación ética-moral de individuos  enfocados en los buenos valores; garantistas de un entorno más organizado, honesto y solidario.  Por eso no hacía falta conmemorar un día de la niña para "garantizar el derecho de todos los niños", eran protegidos por iguaal sin necesidad de que lo reseñara una "ONG " o un organismo internacional.

 

Tiene que llamarnos la atención el hecho de que cuando se identifica una situación crítica que golpea de manera frontal a la humanidad, la "Asamblea General de las Naciones Unidas"  en lugar de crear los mecanismos para que a través de los países miembros se enfrente con éxito, emite una resolución asignando un día para conmemorar su existencia; como es el caso de la resolución No. 66/170 del 11 de diciembre del 2011 que designa el 11 de octubre de cada año, Día Internacional de las Niñas.

 

Lo que no han tomado en cuenta estas instituciones ni los gobiernos es, que con la asignación de un día para destacar que hay abusos infantiles cada vez en mayor cantidad, diversidad e intensidad no es suficiente; porque debemos trazar un plan con políticas claras y asignar los recursos necesarios, donde el objetivo central sea la recuperación de la integración e integridad de la familia como el eje fundamental de la sociedad ideal.

 

Ese plan para transformar la sociedad debe estar fundamentado en dejar claramente establecido: qué debe ser una real familia, cuáles son sus características y sus integrantes (papá, mamá e hijos si los hay);  el rol de cada uno de los cabezas de familia y de los hijos si existen; cantidad de tiempo de calidad en la relación familiar, el que se ha perdido como consecuencia de la búsqueda enfermiza de bienes materiales en muchas ocasiones innecesarios; concienciación y formación para resistir las constantes insinuaciones a que estamos sometidos en una sociedad de consumo y aprender a ajustar el presupuesto de los gastos familiares a los ingresos.

 

Si logramos eso estaremos iniciando el proceso para la formación de individuos felices y socialmente adaptables, que garanticen el crecimiento y el posterior desarrollo sano que necesita cualquier colectivo enfocado en el bienestar integral de su gente, sobretodo de los que mal llamamos el futuro porque son el presente, los niños.  

 

El estado de indiferencia que mostramos ante la propagación de los antivalores hace que cada día nuestras niñas y niños estén  expuestos a los más cruentos abusos, que recorren desde:  tráfico y venta de sus órganos, prostitución infantil, violaciones sexuales y el increíble uso como mulas del narcotráfico.  Eso no lo soluciona una resolución, decreto o Ley; hay que ponerle acción, compromiso y responsabidad social.

 

No podemos hablar de la protección de los derechos de las niñas y niños cuando es sabido en diferentes instancias de la administración pública, que reconocidos depredadores sexuales, nacionales e internacionales se mueven libremente entre diferentes países; no sólo para disfrutar abusando de menores sino para hacer sucios negocios.  Es el caso de los narcotraficantes y sus famosos Night Club.

 

Si realmente queremos no conmemorar el día de las niñas sino celebrarlo, debemos hacer un compromiso de concienciación entre sociedad-administracion del Estado; para que de forma contagiosa hagamos viral la realidad de enseñar qué es una familia!!

 

Cuando logremos eso, estaremos poniendo fin a la creencia  de que  necesitamos la resolución de un organismo internacional para hacer frente a un mal que hemos creado como un monstruo y aún sigue latente entre nosotros; en muchos casos como modo de vida de numerosas familias, el abuso infantil.  

 

Dejamos establecido de manera clara que no basta con crear resoluciones, decretos y/o leyes para asignar días conmemorativos a cada deficiencia que afecta y arrastra a la humanidad, la actitud tiene que ser comprometernos de manera responsable a desarrollar los planes que sean necesarios y asignar los recursos correspondientes para enfrentarlas y eliminarlas.  

 

De esa manera ponemos fin entre otros, al abuso contra niñas y niños no sólo en República Dominicana.

 

ROQUE J. DE LEÓN B. (MAE)

DIPLOMADO EN COMUNICACIÓN SOCIAL INTEGRAL

MIEMBRO DEL: SNTP Y SINLOPP