Puerto Plata Covid-19 | 25/10/2021 | Infectados 10127 | Fallecidos 165 | Recuperados 9657 | Click Para Más detalles

UN VERDADERO ABUSO EN CONTRA DE LOS TRABAJADORES

Ultima Actualización: martes, 08 de diciembre de 2009. Por: Luis Henriquez Canela

Lo grave del caso es que debido a los deplorables índices de ocupación actual, se les ha hecho imposible conseguir empleo en otros establecimientos hoteleros. Tienen deudas en los colegios, los colmados, las ferreterías, los prestamistas los amenazan con embargar sus muebles

Lo que se está cometiendo contra los empleados del desaparecido Hotel Sun Villaje de Cofresí, es un verdadero abuso.  Más de 400 trabajadores hoteleros tirados a las calles sin que les hayan pagado sus prestaciones laborales.

 

Aberrantes subterfugios legales halados por los moños por asesores insensibles, han dejado a esos padres de familia sin un centavo.

 

Esos son verdaderos padres de familia, verdaderos puertoplateños que hoy exigen sus derechos. Es un atropello a la dignidad, a la decencia, es un exceso; una injusticia.

 

Alguna salida hay que encontrarle.

 

Lo grave del caso es que debido a los deplorables índices de ocupación actual, se les ha hecho imposible conseguir empleo en otros establecimientos hoteleros. Tienen deudas en los colegios, los colmados, las ferreterías, los prestamistas los amenazan con embargar sus muebles, están viviendo una situación desesperada.  Sólo hay que ver los rostros de tristeza, de desencanto, rostros desamparados de gente que se siente burlada, indefensa.

 

Muchos son profesionales de la hotelería que hace unos meses ni se imaginaban que tendrían que recurrir a estos métodos para reclamar sus derechos. Para ellos era cuestión de tiempo. Pero, ironías del destino, después de pasarse una vida entera estudiando, aprendiendo, siendo leales, íntegros, le pagan con una bofetada.

 

La Secretaria de Estado de Trabajo y la de Turismo en las personas de Max Puig  y Francisco Javier García, deben buscarle una solución inmediata a esta situación que amenaza, a decir de los sindicalistas, con desestabilizar los cimientos del orden y la paz pública en esta comunidad.

 

¿Qué están esperando para resolver? ¿Dónde está el Estado guardián de los derechos de los trabajadores? ¿Van a dejar esos ciudadanos desamparados?