Puerto Plata Covid-19 | 25/10/2021 | Infectados 10127 | Fallecidos 165 | Recuperados 9657 | Click Para Más detalles

El valor del cliente nuevo

Ultima Actualización: lunes, 23 de mayo de 2016. Por: Luis Henriquez Canela

“Hagas lo que hagas, hazlo tan bien para que vuelvan y además traigan a sus amigos” Walt Disney.

Un cliente nuevo es la garantía de que el negocio va a continuar en marcha. Un cliente nuevo es alguien cuyas expectativas en nuestros servicios o productos está por encima de las esperanzas de aquellos clientes que ya tenemos. Sea que haya llegado a nosotros por vía de referimiento o sea que nosotros mismos lo hayamos convencido para que nos compre un producto, ese cliente  nuevo debe ser atendido con delicadeza, con diligencia, con esmero.

Los clientes nuevos requieren un gran esfuerzo. No lo conocemos, no tenemos historial con él que nos posibilite entablar una conversación acerca de una experiencia previa. El cliente nuevo es un misterio por  descubrir, tiene sus formas de comunicar, sus expectativas, sus  esperanzas; es un diamante por pulir.  El cliente nuevo te puede elevar o destruir. No te conoce, ha oído hablar de ti, pero no es lo mismo saber a través de otros que enfrentarse a la experiencia.

Los negocios que crecen son aquellos que constantemente se esfuerzan por conservar los clientes nuevos.

Depende de nosotros establecer la vía de comunicación más efectiva, las formas, los momentos, elegir las palabras, mantenerlos atendidos al cien por ciento, todo ello hasta que se presente una oportunidad para poder demostrar  por qué estamos donde estamos y de donde proviene el  aura que nos rodea. La empatía es importante. La sonrisa. Cumplir las promesas. La puntualidad. Devolver la llamada a tiempo. La respuesta coherente y certera.

Los clientes viejos con los que ya tenemos experiencias de servicios, son más fáciles de manejar.  Ya nos conocen, saben qué esperar. Dejan todo en las manos del proveedor y se dedican a otra cosa. No están al pendiente. Se refugian en el servicio que ofreces o el producto que vendes porque su experiencia les dice que todo va a estar bien.

Mientras más nuevo el cliente, mayor expectativa de buen servicio. El cliente nuevo ausculta, explora, observa, escucha, compara, mide, comprueba, calcula, pesa, medita, espera y nosotros del otro lado debemos ser los maestros en responder a  todas esas expectativas. 

Un cliente nuevo es la confirmación de que aún estamos vivos y de que gustamos, además, que hemos hecho un buen trabajo previo.

Hay que cuidar el cliente nuevo.

(Dedicado al personal de Canela & Asociados hoy lunes 23 de Mayo de 2016)