Puerto Plata Covid-19 | 26/10/2021 | Infectados 10127 | Fallecidos 165 | Recuperados 9657 | Click Para Más detalles

TE LAVO TU CARRO CON MI TÍTULO UNIVERSITARIO

Ultima Actualización: domingo, 08 de abril de 2012. Por: Luis Henriquez Canela

Nosotros los dominicanos, poco a poco, aunque algunos nos digan otra cosa, vamos hacia allá, en ruta irreversible hacia ese despeñadero, hacia esa crisis económica y moral.

Me llamó la atención uno de esos correos que circulan en la red referente a las protestas por la crisis económica española. Es inusual la genialidad con la escriben sus pancartas. En pocas, poquísimas palabras, refieren la dura realidad por la que atraviesan. Una de ellas dice, por ejemplo: “los políticos y banqueros desde arriba nos mean y los medios dicen que llueve. “…los medios dicen que llueve”. Aquí nos embadurnan con materia fecal y los medios dicen que es mantequilla.  Otra; “hartos, sin pan”. Sinónimos de la palabra harto serían saciados, satisfechos; pero se debe entender que están usando esa palabra en otro sentido, específicamente para hacer saber que se está cansado del status quo, de la realidad imperante. Hartos de los “banqueros ladrones responsables de la crisis”, hartos de molestos, de fastidiados, pero, además de eso, aparte de; sin pan. ¡Qué panorama más sombrío!
 
Sale una calavera con una pancarta que dice “por fin he podido pagar mi hipoteca”. Aquí también podríamos decir que es así,  porque con tasas de interés por préstamos hipotecarios de un 15% anual, nadie con un trabajo honrado puede asumir semejante carga, mientras los banqueros se hacen ricos y los políticos cogen su tajada y se callan la boca.  O un contenedor de basura con la frase “vota aquí, da lo mismo”.
 
Y una frase irreverente por demás,  “que nos gobiernes las putas, ya que sus hijos no supieron hacerlo”.  Y otras: “Tu botín, mi crisis”, “techo y trabajo sin ser esclavos” o “me sobra mucho mes después del sueldo” ¡Grandes frases! El “capitalismo salvaje”  ha reducido al ser humano a la categoría de esclavo. 
 
Otras: los derechos se conquistan.  No es crisis, es estafa.  Y una última, amenazadora, hasta peligrosa: “si no salimos en los periódicos, saldremos en los libros de historia”.
 

Nosotros los dominicanos, poco a poco, aunque algunos nos digan otra cosa, vamos hacia allá, en ruta irreversible hacia ese despeñadero, hacia esa crisis económica y moral. Es el capitalismo en crisis; el endeudamiento irresponsable, la francachela, la inversión sin retorno, el gasto excesivo, la poca inversión en educación, el descalabro de la familia, las drogas; todo eso tarde o temprano nos va a llevar a elevar nuestras pancartas. Ojalá que nuestras frases sean tan perspicaces como las de los protestantes españoles.