Puerto Plata Covid-19 | 26/10/2021 | Infectados 10127 | Fallecidos 165 | Recuperados 9657 | Click Para Más detalles

Periodo de Reformas

Ultima Actualización: viernes, 10 de junio de 2016. Por: Juan Yamil Musa

Así, en el periodo que finaliza, pudimos concretar apenas una reforma, la educativa, quedando pendientes otras de gran necesidad para el futuro del país.

El periodo gubernamental que iniciará el próximo mes de agosto se caracterizará por dos factores principales. Primero, la profundización y mejoramiento de las políticas públicas puestas en marcha, tales como ampliación del programa de ayuda a las micros, pequeñas y medianas empresas, acceso al crédito, calidad educativa, construcción de viviendas dignas para la clase baja, entre otros, y segundo, la aplicación de reformas estructurales sobre temas sensibles de nuestra sociedad. Sobre este segundo punto radicará la mayor importancia del cuatrienio por devenir.

Así, en el periodo que finaliza, pudimos concretar apenas una reforma, la educativa, quedando pendientes otras de gran necesidad para el futuro del país. Las reformas policial, eléctrica, fiscal, laboral, electoral y política (partidos), son reformas urgentes que debemos aplicar. Estas representan la necesidad de cumplir con atrasos históricos de nuestro país.

Llegan momentos de la vida nacional que no tenemos opción, excepto avanzar. La seguridad ciudadana no se arregla con una ley, evidentemente, pero allí nace, para reestructurar la composición de nuestra policía civil. El sistema eléctrico, a pesar de mostrar avances, no ha podido consolidarse en su raíz, muchas veces causado por la confluencia de intereses privados que se benefician de dicha letanía. Pero ya es tiempo de conciliar al sector público y al privado para tener una mejor industria y mejores comercios. Ya necesitamos abaratar costos para la operación de nuestros negocios.

Es tiempo, además, de poseer una base fiscal más equitativa, que persiga que la universalidad de la clase baja y media reciba en servicios lo que pagan en impuestos, a la vez que les permitan emprender con mayores facilidades. Es necesario, por citar un ejemplo, preguntarnos la eficacia o no de seguir cobrando anticipos. ¿Es justo? Es el tipo discusión que queremos ver sobre la mesa. Imperativo, pensar en nuestras empresas, creadoras de empleos formales, las cuales conforman la base de nuestra economía. ¿Cómo evitamos la doble tributación? ¿Cómo sancionar aquellas empresas evasoras, y cómo beneficiar a las cumplidoras? No solamente partiendo de la sanción debemos operar como nación, sino del reconocimiento. Hay que cambiar mentalidades.

La reforma laboral, ya iniciada, debe continuar. Hay que encontrar puntos equidistantes entre la masa trabajadora y el capital de nuestros empresarios. Hay que evitar el cierre de empresas por embargos, cometidos por tecnicismos. Hay que proteger a la mujer dominicana en estado de embarazo, al igual que encontrar nuevas vías que permitan el acceso al empleo de nuestros jóvenes.

En el caso de las reformas en el ámbito electoral y político, un país con alta incidencia partidaria debe tener reglas claras, justas, equitativas. ¿Queremos ver la democracia interna de los partidos fallecer? ¿Cómo vigilamos la financiación? ¿Deseamos establecer como norma la presencia de dinero sucio en nuestras instituciones?

Estamos en periodo de reformas. Lo que no evoluciona, perece. Que todo obre para bien.