Puerto Plata Covid-19 | 17/09/2021 | Infectados 9050 | Fallecidos 158 | Recuperados 8646 | Click Para Más detalles

Dama puertoplateña arribó a 100 años de vida, es la matriarca familiar de 161 personas

Ultima Actualización: miércoles, 19 de mayo de 2021. Por: ANTONIO HEREDIA

Esta dama nació el 15 de mayo de 1921 en el paraje Palo de Guerra del municipio Guananico, y es la matriarca de una descendencia de 161 personas, ya que tiene 15 hijos, 47 nietos, 81 bisnietos y 18 tataranietos.

PUERTO PLATA.- Con su mente lúcida y buena salud, la puertoplateña Ana Isidra Vásquez Francisco (Anitica), cumplió un siglo de vida el sábado último.

Esta dama nació el 15 de mayo de 1921 en el paraje Palo de Guerra del municipio Guananico, y es la matriarca de una descendencia de 161 personas, ya que tiene 15 hijos, 47 nietos, 81 bisnietos y 18 tataranietos.

Explicó que de Palo de Guerra se trasladó con sus padres a Cambiazo donde pasó parte de su niñez y después se radicó en Guzmancito, donde siendo una adolescente se casó 1937 con su esposo Enrique Vásquez (fallecido).

En 1938, Ana Isidra y Enrique refrendaron su unión bajo el vínculo del matrimonio civil y procrearon 15 hijos, que en orden secuencial son: Minerva, Cosme, Ana Felipa (Lolila), Ana Dolores (Dinda) y Antonio.

También, Rosa Nidia, Tulio Porfirio (Julio), Aracelis (Aris), Ricardo Julián (fallecido), Rosa María, Ramón, Félix Enrique, Manuel (Manolo), Arelis Altagracia y Elías Samuel.

Doña Anitica al cumplir un centenario de vida, fue agasajada por una parte de su larga familia en la vivienda marcada con el número 13 de la manzana 28 del populoso Barrio Haití, en esta ciudad San Felipe de Puerto Plata.

Uno de sus 47 nietos, es el teniente coronel de la Policía Nacional, Virgilio Vásquez, quien definió a su abuela como una mujer muy noble y amorosa, que le encanta que sus familiares y amigos la visiten.

Esta longeva mujer dominicana ama estar en la tierra que la vio crecer como es la comunidad Guzmancito, quien a sus 100 años profesa su fe en el evangelio y se goza escuchando las sagradas escrituras además de alabanzas a Dios.