Canela Tavarez Abogados

Pobrecito de mi pueblo

Ultima Actualización: lunes, 16 de septiembre de 2019. Por: Paulino Silverio De la Rosa

Las decisiones amañadas, en vez de resolver un problema lo agravan, es que los Jueces, no han entendido que sus decisiones no se quedan en los papeles.

Es una pena saber, que hay jueces, fiscales, policías, que son los indicados de mantener el orden y la paz social, y la intranquilidad social está en crecimiento constante, los escándalos cada día son más vergonzosos, pobrecito de mi pueblo, donde las autoridades se hacen los desentendidos.

De los Jueces, depende el atrevimiento de la gente saltando de un delito a otro, de un crimen a otro, son los Jueces los responsables de la mayor parte de las barbaries que suceden en la sociedad, no es tanto la droga ni el ron como dicen, no de ninguna manera, está en la falta, de una verdadera aplicación de justicia. Por favor dejen de tomar la justicia como un relajo.

¡Son las fiscalías del país, entiéndase los Magistrados Fiscales, los responsables de la mayor parte de los crímenes de la sociedad, como es posible!! Que una persona tenga veinte 20 hasta treinta 30 querellas, y este en la calle, como es posible que haya personas condenadas por crímenes y estén en la calle, pobrecito de mi pueblo, que vergüenza son tus autoridades. Cuantas irresponsabilidades.

Las decisiones amañadas, en vez de resolver un problema lo agravan, es que los Jueces, no han entendido que sus decisiones no se quedan en los papeles, sino, que pasan a la violencia, buscando con sus manos un equilibrio de justicia, procurando alcanzar aquellos que le negó la justicia.   

Los Jueces y los Fiscales, NO han comprendido cuál es su función, que grande es carecer de lo elemental.

La debilidad de los Jueces y los Fiscales, es el paso a la ilegalidad, olvidando que la libertad es buena pero dentro del orden, la fiscalía parece un salón de chisme, que no sabe la importancia de mantener el orden en la sociedad, el que va a la fiscalía, es como mantener una discusión en la calle, no queda en nada, donde no hay solución. Todos los problemas lo dan por cerrado sin ninguna solución. ¡Qué barbaridad!

El uso del paragua, es de personas prevenidas, cosa que no tienen ni los Jueces, ni los Fiscales, la prudencia en estas instituciones salió de viaje y perdió el camino, pobrecito de mi pueblo, que busca refugio en una casa sin techo.

Los Jueces y los Fiscales, están para unir al pueblo, no para separarlo, no para sembrar discordia, prestarse para irse a un lado u otro violentando el derecho y la razón, lo separa del propósito que ha sido nombrado.

Si los Jueces y los Fiscales, por los menos fuesen practico, con suficiente sentido común y lógica, estoy seguro que tuvieran con menos expedientes en su escritorio, y los tribunales no tuvieran el sofoque que tienen, donde el tiempo en fallar un expediente lo constituye en una denegación de justicia.