Puerto Plata Covid-19 | 16/10/2021 | Infectados 9879 | Fallecidos 161 | Recuperados 9343 | Click Para Más detalles

La etiqueta de Medrano

Ultima Actualización: jueves, 09 de abril de 2015. Por: Luis Henriquez Canela

La verdad que esta democracia libertina, esta prostituta libertad nos está colmando la paciencia.

La escritura como desahogo es, sin dudas, una diversión sin porvenir. Porque, cuál es el real alcance que tiene lo que uno escribe? A quien llega? Con qué fuerza interviene en los adentros de los que toman decisiones para cambiar cosas? Tiene fuerza? O sólo se toma como simples divagaciones de un loco o un “sabelotodo” como dijo Leonardo Medrano sobre algunos?

Leonardo me etiquetó en Facebook  junto a destacados periodistas –un honor para mí-- y nos colocó ese mote de “sabelotodo”. Podría interpretarse como la forma despectiva de decir que uno habla o escribe mucha m., o tal vez, en realidad nos está alabando o tildándonos de que si, que en realidad sabemos “alguito”  de algunas cosas.   De todas maneras, cada quien elige la premisa que más le convenga de acuerdo a su conciencia, yo, por autoestima, me quedo con la segunda, es decir, soy feliz y mucho más amigo de él que antes, después de la “etiqueta”. Estoy viendo el vaso lleno. Qué lio!  

Bueno, pero me he apartado, por mucho,  de lo que realmente quiero tratar  en este breve discurso escrito, pero no doy más vueltas y procedo.

En mis frecuentes viajes a Santiago, regularmente en las tardes, veo una fila de camioneticas y camiones repletos de hierro, acero, plomo, estufas viejas, camas, tapas de alcantarilla, aluminio, alambres etc., desplazándose desde esta ciudad hacia esa ciudad.  

Y me digo para mí mismo; si yo fuera autoridad en Puerto Plata, aunque viole el ordenamiento jurídico en torno a la libre empresa, no dejo que ningún vehículo compre ni transporte esos materiales. Nadie me sale de la ciudad cargando esa mercancía. Todo el que sea sorprendido comprando hierro será detenido; incautados los materiales, el vehículo y apresados los compradores.  

Yo no sé, porque uno no lo sabe todo y Dios libre saberlo, cuál es la mano poderosa que impulsa, desde las altas instancias, la exportación de esos materiales. Quien sea, le hace un flaco servicio al país porque lo que está pasando con esa situación es algo que escapa a la luz del entendimiento de cualquier persona sensata.

Destruyen la propiedad privada, la pública, no respetan nada.

La verdad que esta democracia libertina, esta prostituta libertad nos está colmando la paciencia. Por eso es que muchos jóvenes los cuales, evidentemente no vivieron el oprobio, claman, en ocasiones: “que viva el jefe”.