Puerto Plata Covid-19 | 25/10/2021 | Infectados 10127 | Fallecidos 165 | Recuperados 9657 | Click Para Más detalles

Cuarencultura con Sabrosura

Ultima Actualización: miércoles, 29 de septiembre de 2021. Por: Jesús María Suero Álvarez

Tema: En Tiempos de Vacas Gordas y Flacas

La vaca, es un mamífero rumiante grande y de cuerpo robusto, de la familia de los bóvidos. Es utilizada como alimento, ya que de ella se aprovechan la leche, la carne y la piel. Desde la prehistoria, el hombre ha domesticado a las vacas con distintos fines, al extremo, de considerarlas como su principal fuente de ingreso, éste noble animal ha sido objeto de diferentes simbologías en la antigüedad.

Algunas de las simbologías tenían explicaciones religiosas, otras se relacionaron con el mundo de la política, pero el punto en común, del trato que se le dio a la vaca en la antigüedad, es que hoy en día conservamos algunas expresiones en el lenguaje cotidiano, que se derivan de dichas simbologías, sin darnos cuentas de donde proceden, y han venido a formar parte de nuestros refranes populares, los cuales se han expandido por todo el mundo.

Cuando utilizamos la expresión en los tiempos de vacas gordas, queremos significar que son momentos de prosperidad, bonanza, fortuna, riqueza, abundancia, de verdor, frutos maduros, puertas abiertas y de excelentes oportunidades, por lo tanto debemos aprovecharlos, trabajar, ahorrar y administra nuestros bienes para cuando se nos aproximen los tiempos de escasez y de crisis, que es el tiempo de las vacas flacas.

 

La interrogante de esta expresión es: ¿qué tiene que ver la gordura de las vacas con la prosperidad, y la escasez con las vacas flacas?, la explicación de estas frases se remonta a un sueño de un antiguo faraón egipcio.

Se cuenta en el Génesis 41 del Antiguo Testamento que el faraón egipcio tuvo un sueño en el que vio salir del río Nilo siete vacas hermosas y gordas a comer hierba entre los juncos. Pero detrás salieron siete vacas feas y flacas y se colocaron junto a las vacas gordas.

Finalmente, las vacas flacas se comieron a las vacas gordas. Cuando se despertó de este sueño junto con otro similar en el que aparecían espigas hermosas y espigas secas pidió a sus sabios que se lo interpretaran. Pero ninguno de ellos supo qué responderle. Fue entonces que el jefe de los coperos le comentó que cuando el faraón lo había enviado a la cárcel junto con el jefe de los panaderos, allí, ambos tuvieron un sueño y un joven hebreo que era esclavo del capitán de la guardia se los interpretó y sucedió tal cual él lo dijo.

Así fue que el faraón pidió que trajeran a José, como se llamaba este hebreo hijo de Jacob y Raquel, que había sido vendido por sus hermanos envidiosos de sus poderes, a unos mercaderes como esclavo.

Cuando José estuvo frente al faraón y supo de los sueños se los interpretó diciéndole que las siete vacas gordas y hermosas representaban siete años, lo mismo que las siete flacas. Las gordas eran siete años de abundancia que iban a llegar a Egipto, pero luego vendrían siete años de escasez. Tanta sería esta escasez que nadie se acordaría de la abundancia que hubo en algún momento. Debido a esto el faraón nombró a José gobernador de Egipto. Y de este modo se guardó la siembra y todo lo necesario durante los siete años de grandeza para que cuando llegaran los otros siete años nadie sufriera de hambre en el país.

La historia de José continúa cuando sus hermanos fueron a pedir trigo para comer, a Egipto y luego de varios episodios, José los termina perdonando. Desde ese relato quedó como expresión popular “en tiempo de vacas gordas” contraponiéndose justamente al tiempo de vacas flacas. De allí que siempre se aconseje no derrochar todo cuando se tiene dinero, sino siempre guardar una parte para cualquier problema que se pueda tener más adelante en tiempos de crisis.