Puerto Plata Covid-19 | 10/05/2021 | Infectados 7784 | Fallecidos 154 | Recuperados 6226 | Click Para Más detalles

Namastés, saludo lleno de poder, amor y espiritualidad

Ultima Actualización: lunes, 28 de diciembre de 2020. Por: Artículo Invitado

Por Dr. Amín Cruz

“Teniendo respeto y reverencia por la vida, entramos en una relación espiritual con     el mundo”. Albert Shweitzer 

 

El embajador de Námaste para América Latina Sr. Alwin Coste

Los orígenes de la palabra namasté son muy remotos, ya que proviene de la ancestral cultura hindú. Námaste o namasté es un saludo de origen sánscrito, lengua originaria del norte de la India arcaica con aproximadamente 3500 años de antigüedad.  

Uno de los tantos idiomas que se hablan en la India es el sánscrito, el cual es considerado como una lengua sagrada dentro de dicha cultura. El sánscrito es además un idioma perfecto y completo desde el punto de vista gramatical, de acuerdo con los lingüistas. 

Los hindúes utilizan la palabra namasté como forma de saludo y despedida, así como para dar gracias, para pedir, como muestra de respeto, generalmente acompañándola con el gesto o mudra de juntar las palmas de las manos en forma de rezo, colocándolas en el centro del pecho. El Sr. Alwin S. Coste, ha sido designado embajador para América de Namaste, como su representante oficial.

El embajador de Namaste para América Latina Alwin Coste dijo, “el significado “Namasté” en español es un vocablo sánscrito que proviene del término “namas”, de raíz “nam”, que se significa saludo o reverencia y que, al unirse con el pronombre “te”, que se relaciona con “a ti”, cobra sentido conjunto como “Te saludo”. 

El Sr. Coste puntualizó, en la tradición hinduista y budista se le otorga además la condición de saludo sagrado, es muy popular en la India, Nepal y la zona del Himalaya, también se utiliza en del mundo del yoga, ciencia milenaria también originada en la India y relacionada cultural y contextualmente con la cultura budista e hinduista. 

Indicó por lo tanto, el significado real y símbolo que encierra esta palabra es muy profundo, vendría a decir: “El Dios que hay en mí saluda al Dios que hay en ti”, en este sentido, la palabra Dios podemos sustituirla por “lo divino” o “mi espíritu”, dada la amplitud de acepciones que podemos encontrar en este idioma, de esta manera, en esta connotación todos los seres serían consideradas, en esencia, “Dios”. 

Un saludo formal en la tradición hinduista

De acuerdo al embajador este aspecto, las referencias a “lo divino” o “mi espíritu” van encaminadas a corazón o alma, más bien hacia el interior espiritual de cada ser, sin sentido religioso alguno, también se relaciona con el interior de cada individuo, lo etéreo que existe dentro, con la esencia.  

El Sr. Coste manifestó, podemos entenderlo como “lo mejor de mi esencia interior saluda, respeta o agradece a tu mismo interior, a tu alma”, así, cuando se utiliza el saludo “Namasté”, se reconoce la divinidad propia y del otro, y se crea una unión profunda, espiritual, que va más allá del denominado “ego” es decir, va más allá de los roles sociales y de cualquier identificación con la mente. 

De ahí la belleza y perfección del sánscrito antiguo y sus diversas traducciones, en la filosofía hindú, que amplía el conocimiento y sentido de esta lengua, se concibe a todos los seres como parte un Todo, como parte del Universo, por lo tanto, este recibimiento va mucho más allá de los protocolos y se acerca al respeto supremo por el interior de los demás, considerándolo divino. Por lo que este saludo se acompaña de un gesto, llamado mudra, los mudras son posiciones que realizamos con las manos, que contienen determinados significados, señalo el Sr. Alwin Coste.

El mudra Namasté se realiza juntando las palmas de las manos e inclinando el cuerpo mientras se dice “Namasté” con los ojos cerrados, a este mudra también se le llama “Anjali Mudra”, o, en el contexto del Yoga, “Atmanjali Mudra”, y simboliza una “reverencia al Yo”: “Atman” significa esencia, aliento o alma individual., ambas acciones se pueden hacer colocando las manos unidas frente a la cabeza (delante del tercer ojo) o frente al pecho, donde hallamos el chakra del corazón. 

Esta posición nos permite reposar en equilibrio y fomenta el flujo de nuestra energía, ya que equilibra los hemisferios izquierdo y derecho de nuestro cerebro. El significado espiritual de esta multifacética palabra está en la creencia de que existe una chispa divina en cada persona, entonces, cuando la palabra namasté está acompañada del gesto, o mudra, de las manos en forma de rezo y la inclinación de la cabeza, estamos tácitamente reconociendo esta presencia divina en uno mismo y en el otro, si lo expresáramos con palabras, sería algo así como: “La chispa divina que hay en mí reconoce la chispa divina que hay en ti “que simboliza que su Espíritu y el mío son uno”. Indicó.

Námaste o namasté al utilizarlo como saludo, despedida, os simplemente interactuar frente a otro, Namaste permite que dos personas se reúnan con energía a un lugar de conexión y atemporalidad, libre de las ataduras del ego, si se hace con sentimiento profundo en el corazón y con la mente libre, una profunda unión de espíritus puede florecer. 

El saludo

  • Es un símbolo de respecto, de gratitud, y permite conectar con quienes nos rodean, por lo que es un símbolo positivo que ayuda a interrelacionarnos. 
  • Al realizar este gesto por un momento nos permitimos dejar atrás la carga de nuestro ego, connotando una actitud de humildad frente al otro.  
  • Tanto en términos espirituales como psicológicos esta “rendición” y aceptación de una posición de humildad es beneficiosa y nos ayuda a tomar conciencia sobre nuestra presencia dentro del contexto en el que nos hayamos. 
  • Si este saludo se realiza desde el corazón, se establece una conexión genuina entre las personas, por encima de las expectativas, prejuicios y máscaras sociales.  
  • No hace falta crear un contacto físico ni verbal, un simple gesto basta para reconocernos, identificarnos y respetarnos, creando buenas vibraciones a compartir entre dos personas en igualdad. 

Hay algo divino, hay una connotación ética y bondadosa, existe un velo espiritual y también religioso…Pocas palabras encierran en cada una de sus letras tanto poder profundo, por lo que partir de ahora, queridos amigos, cuando escuchen o digan la palabra namasté, recuerden que, según esta cultura ancestral, estarás participando conscientemente en el proceso de evolución espiritual que esta palabra tan especial busca estimular en su interior, expresó Sr. coste.

Señaló  el embajador de Namaste Sr. Alwin Coste, en la actualidad en todo el mundo eligen deshacerse de los apretones de manos y los abrazos por temor a contraer el coronavirus, “namaste” es uno de esos rituales se está convirtiendo en el saludo perfecto en estos tiempos de pandemia, Namaste “Te expreso mi gratitud, te respeto desde mi corazón” este reconocimiento de interconexión es de lo que se trata «namaste», es exactamente lo que necesitamos mientras dure la pandemia, por lo tanto, sean felices. ¡Namastés! 

“La espiritualidad necesita ser cósmica, que nos permita vivir con reverencia el misterio de la existencia, con gratitud por el don de la vida y con humildad respecto al lugar que el ser humano ocupa en la naturaleza”. Leonardo Boff .