Actividad Versus Productividad

Ultima Actualización: martes, 01 de mayo de 2018. Por: Edilberto Zapete

Una persona puede ser muy activa, puede gozar de energía, simpatía y puede hasta parecer muy enfocado, pero cuando no hay un vínculo, los resultados suelen no ser tan exitosos.

Una vez le pregunté a un ex-compañero de secundaria que cómo él hacía para ser tan organizado en sus prioridades, cómo él se la ingeniaba para ser tan sobresaliente e ingenioso en sus actividades diarias. Yo quería saber cuál era el secreto, ante mis ojos este chico era más que un ejemplo a seguir. Nunca tuve respuesta de su parte, solo lo veíamos y siempre nos preguntábamos lo mismo.

Pasó el tiempo, todos crecimos y luego de varias décadas algunos de nosotros logramos reunirnos. Como es habitual, nos interesa saber cómo nos ha ido a todos en todos los aspectos de la vida, bueno, casi en todos. Me encontré con la sorpresa que esa persona a su corta edad ya había cosechado tres divorcios, había cursado una carrera que no estaba ejerciendo, no tenía un domicilio fijo, a pesar de ser tan inteligente, activo, pero sobre todo creativo no era por su parte productivo. Aprendí entonces la gran diferencia entre ser una persona activa y productiva.

Una persona puede ser muy activa en sus asuntos, puede gozar de plena energía, simpatía y puede hasta parecer muy enfocado en sus inclinaciones, pero cuando no hay un vínculo, una relación entre su enfoque y sus habilidades, los resultados suelen no ser tan exitosos.

Conozco muchos empresarios que llevan una vida extremadamente agitada, están todo el día metidos en la oficina, sin embargo, los resultados que obtienen parecen no satisfacerlos del todo. Eso se debe a que están sobrecargados de actividades, pero no están siendo productivos.

La actividad y la productividad son dos componentes diferenciadores con relación entre sí. Muchos estudios han indicado que un alto porcentaje de los seres humanos que viven ocupados no son exitosos. No diferencian el “ACTUAR” y “SABER ACTUAR”.

Siempre ha surgido la polémica de que cuando somos empleados y tenemos ya cierto tiempo en una empresa X trabajando, entendemos que inmediatamente surge una posibilidad de asenso, nosotros la merecemos. Casi siempre la toma el que tiene menos tiempo, ¿no es verdad?, de seguro, esa persona que fue tomada en cuenta hizo más por la compañía en su corto tiempo que lo que usted ha hecho en todos esos años que tiene trabajando allí.

Mientras usted está pensando en arriesgarse en hacer algún negocio, ya alguien más está teniendo éxito en la misma decisión, mientras usted piensa en cómo ganar dinero, ya alguien más está generando riquezas, mientras usted duerme la mañana completa, ya otros están creando un mejor estilo de vida. La verdad es amado lector, que el factor TIEMPO pasa y no volverá, usted cosechará tanto aquello que haga como lo que no haga.

Para poder identificar si usted es una persona activa o productiva analicemos las siguientes características:

Persona productiva:

 

  1. Tengo muchos planes, pero conozco la diferencia entre importante y urgente, por lo tanto delego y me concentro en lo que hará la diferencia.
  2. Mi agenda es solo una herramienta, puedo improvisar en caso de modificar alguna actividad para no dejar de obtener resultados positivos en mi día laboral.
  3. Todas mis actividades están conectadas con mi visión a largo plazo, por lo que todo lo que emprenda debe conducirme poco a poco a lo que tengo programado.
  4. Puede que no sepa con certeza si pasará, si tengo una fecha pautada para la que espero que pase.

Cuando usted toma acción sobre sus decisiones, hágalo con precisión, analice cada paso de esa decisión y deduzca cuál es el efecto que tendrá esa acción sobre su vida. Asegúrese de que al final del día usted esté cotejando las acciones precisas que lo llevó a un peldaño más en sus proyectos y no lamentándose por lo que no puedo hacer. Si usted es una persona activa, está a pocos pasos para ser una persona productiva.

 

Edilberto Zapete

Ezapete@gmail.com

 

Persona activa:

1-    Tengo mi agenda llena de pendientes, pero no logro concretar nada.

2-    A diario hago tantos planes que tengo que posponer eventos con frecuencia por falta de tiempo.

3-    No tengo una visión a corto plazo, por lo que se me hace difícil visualizarme en un lugar potencial de mi vida a largo plazo.

4-    Sé que pasará, pero no logro deducir cuándo ni cómo.

Persona productiva:

1-    Tengo muchos planes, pero conozco la diferencia entre importante y urgente, por lo tanto delego y me concentro en lo que hará la diferencia.

2-    Mi agenda es solo una herramienta, puedo improvisar en caso de modificar alguna actividad para no dejar de obtener resultados positivos en mi día laboral.

3-    Todas mis actividades están conectadas con mi visión a largo plazo, por lo que todo lo que emprenda debe conducirme poco a poco a lo que tengo programado.

4-    Puede que no sepa con certeza si pasará, si tengo una fecha pautada para la que espero que pase.

Cuando usted toma acción sobre sus decisiones, hágalo con precisión, analice cada paso de esa decisión y deduzca cuál es el efecto que tendrá esa acción sobre su vida. Asegúrese de que al final del día usted esté cotejando las acciones precisas que lo llevó a un peldaño más en sus proyectos y no lamentándose por lo que no puedo hacer. Si usted es una persona activa, está a pocos pasos para ser una persona productiva.

 

Edilberto Zapete

Ezapete@gmail.com