Puerto Plata Covid-19 | 30/09/2020 | Infectados 2329 | Fallecidos 112 | Recuperados 1673 | Click Para Más detalles

¿Huyendo de qué o de quién?

Ultima Actualización: sábado, 15 de agosto de 2020. Por: Rafael Hernandez

Cierto que es un presidente que tiene una obra material que a lo largo del tiempo se tendrá que evaluar sin apasionamientos, y que a lo interno de su partido se tiene la impresión de que ha mantenido unos altos niveles de popularidad, y entonces no entiendo por qué temen a un abucheo.

Mucho se especula sobre la decisión de Medina de no asistir a la sala de la Honorable Asamblea Nacional para el traspaso de mando, y a muchos les sorprende que el presidente saliente haya decidido no asistir, pero a nosotros que observamos y analizamos los discursos y actitudes de Medina desde que propuso la fallida modificación constitucional que lo habilitara para un tercer mandato, no nos sorprende.

 

Cierto que es un presidente que tiene una obra material que a lo largo del tiempo se tendrá que evaluar sin apasionamientos, y que a lo interno de su partido se tiene la impresión de que ha mantenido unos altos niveles de popularidad, y entonces no entiendo por qué temen a un abucheo.

 

Pero no es menos cierto, que fue permisivo, nepótico y que un aura oscura estuvo rondando su figura personal, con los nombramientos de una serie de reconocidas mujeres de moral cuestionada por esta sociedad en cargos innecesarios y en el exterior, con sueldos exagerados, lesionando la imagen y economía del país. También Medina tomó actitudes rabiosas, de bajas pasiones, y muy extremas cuando sus planes fueron frustrados, y nos luce que es otra situación parecida.  ¿Cuál fue el papel jugado por M. Pompeo? Frenar en seco las pretensiones de Medina de permanecer en el poder directa o indirectamente a través de un penco y de querer quedarse con una cuota de poder como hizo Balaguer en 1978.

 

Y la verdad que Pompeo fue firme: “-No modificación Constitucional, o sea No reelección por tercer período. -Aplicar la justicia en casos reconocidos de corrupción y frenar esa práctica totalmente. -Lo obligó a replegarse y mantener su alejamiento y el de los técnicos de su equipo, de la JCE, para evitar cualquier irregularidad en los equipos, como ocurrió anteriormente. -Vigilar monitoreando todo el proceso, sin sacarle el brazo en ningún momento, evitando manipulaciones ya planificadas y en proceso de aplicación, que fueron totalmente frustradas. -Colocar todo el peso de la hegemonía del Departamento de Estado, su dinero y sus técnicos en manipulación de opinión pública (Encuestas) para crear una situación de polarización bipartidista, para decidir el proceso en Primera vuelta. -Dar todo el apoyo físico ($US) y moral al principal candidato de la Oposición para que derrotara con claridad y en primera vuelta al pálido candidato oficial, que solo pudo sostenerse a base del dinero de la corruptela estatal.”

 

Lo dejó amarrado de manos y pies. Entonces hay que entender la actitud de Danilo. ¿Cómo se iría a sentar en un escenario donde M. Pompeo va a jugar un papel de primer orden? Después que un boxeador es apabullado, no se deja ver de su contrario hasta la revancha. ¿Habrá revancha? Lo dudo, si el nuevo gobierno de manos de su “Papá Noé” actúa como debe actuar. El pueblo empoderado aspira a que se eliminen el caudillismo, clientelismo y asistencialismo, las tres lacras que han distorsionado y atrasado el avance democrático de nuestro país. Sangre joven y nueva para 2020.

 

Todo lo demás debe quedar atrás incluyendo ese adefesio de Junta Central Electoral y la Ley que la sustenta, que propicia el desorden reconociendo una serie de entelequias para dar oportunidades a los vividores de la política que en vez de dedicarse a trabajar el único oficio que tienen es formar partiduchos para seguir chupándose la teta del Estado. ¡No más leyes electorales que repartan el dinero del pueblo entre tantos malditos vagos!!!

 

Además, el pueblo espera que el Congreso Nacional electo, renuncie a la serie de privilegios que se ha auto otorgado, para hacer cosas que son propia de su trabajo para lo cual reciben también un sueldo de lujo. Y los Ayuntamientos (Alcaldías) también, esas funciones de concejales tienen que volver a ser honoríficas. Nada de exoneraciones, ni barrilitos ni nada de esos robos abiertos y asqueantes al dinero del pueblo. De no ser así, que se preparen para su linchamiento, ¡porque basta yaaaa!!!!!!!!!