Puerto Plata Covid-19 | 26/10/2021 | Infectados 10127 | Fallecidos 165 | Recuperados 9657 | Click Para Más detalles

El Toque de Queda

Ultima Actualización: lunes, 06 de abril de 2020. Por: Jesús María Suero Álvarez

Por: Jesús María Suero Álvarez.

sueroalvarez18@hotmail.com


El toque de queda como restricción de derecho, es tan remoto como la humanidad, los gobernantes de la antigüedad, como una forma de perpetuarse en el poder, bajo el alegato de su descendencia divina, dictaban medidas de limitación de derechos individuales, con el ardid de preservar la integridad y los derechos de la colectividad, si hurgamos en las sagradas escrituras nos daremos cuenta de diversos episodios en la biblia, donde se recogen distintas ordenes de los gobernantes bíblicos, limitando los derechos de sus gobernados.

Durante el periodo de Guillermo I de Inglaterra (nacido en 1028 al 1087), mejor conocido como Guillermo el Conquistador o Guillermo II duque de Normandía, se decretó el Curfew” (en inglés “toque de queda o cubrir el fuego”), mediante el toque de una campana al morir el Sol, se les hacía saber a la población de que había llegado la hora de extinguir todas las fogatas y velas, bajo el pretexto de que el incendio representaba un peligro muy grande debido a la preponderancia de la madera como material de construcción.

El incendio del edificio del parlamento alemán (Reichstag), ocurrido el 27 de febrero de 1933, género que al día siguiente del incendio, el entonces presidente de Alemania el mariscal Paul Von Hindenburg, en respuesta directa al incendio del Reichstag, dictara un decreto, conocido oficialmente como el decreto del Presidente del Reich para la Protección del Pueblo y del Estado, esta norma dejaba sin efecto en Alemania a diversos derechos ciudadanos que estaban consagrados en la Constitución, como la restricción de la libertad ambulatoria, de hecho, la norma fue aprobada por presión del entonces canciller de Alemania, Adolf Hitler, la responsabilidad del incendio sigue siendo un tema de permanente debate e investigación.

El toque de queda fue ampliamente utilizado por la Alemania nazi entre 1933 y 1945 en contra de los judíos, de los comunistas y de todos los opositores al régimen, justificando para ello la legalidad del decreto del Presidente del Reich, para su persecución. En esa misma época, las ciudades europeas bajo guerra, después de cierto tiempo, por lo general en la tarde, se hacía sonar una sirena para que la población abandonara las calles y se reguardaran en sus casas o en un lugar seguro por si ocurría un bombardeo. Estos precedentes históricos, el decretó del Curfew de Guillermo I de Inglaterra y lo ocurrido en Alemania como hemos narrado, se cree que dieron origen al toque de queda, como lo conocemos hoy en día. 

Se entiende por toque de queda, la prohibición, restricción o suspensión parcial de ciertos derechos individuales, comúnmente, la limitación del derecho a la libertad de tránsito que ordena un gobierno, para que sus habitantes dejen de circular libremente por las calles y que permanezcan sin salir de sus hogares, salvo excepciones de necesidad o urgencia, Puede abarcar horarios nocturnos, así como el resto del día, dependiendo de las circunstancias.

El propósito del toque de queda, es garantizar la seguridad de la Nación, proteger la integridad del territorio, de la soberanía nacional y la seguridad ciudadana frente a diversas amenazas, frente a las cuales resultan insuficientes las facultades ordinarias del gobierno, por lo cual, la medida se considera como un medio para resguardar el orden público, la estabilidad institucional, la seguridad del Estado y la convivencia ciudadana, también con el toque de queda, se procura facilitar el trabajo de las autoridades durante una emergencia y restablecer el orden social.

Quien no cumple con el toque de queda, es considerado como un factor de amenaza, que pone en riesgo a la comunidad, por lo tanto, está sujeto a su detención o a la aplicación de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad.

En la República Dominicana, se ha dictado toque de queda en varias ocasiones. Por ejemplo, en 1979, luego del huracán David, el presidente Antonio Guzmán Fernández, mediante decreto 1132 del 5 de septiembre de 1979, ordenó el toque de queda. Igualmente, en fecha 22 de septiembre de 1998, el entonces presidente dominicano Leonel Fernández Reyna, mediante decreto 352-98, ordenó este tipo de medida luego del paso por el país del huracán George.

 El más reciente toque de queda fue ordenado por el presidente Danilo Medina, mediante decreto 135-20 de fecha 20 de marzo de 2020, en razón a la declaratoria estado de emergencia en todo el territorio nacional, que le fue autorizada por el Congreso Nacional mediante la Resolución número 62-20 del 19 de marzo de 2020, declaración de emergencia contenida en el decreto 134-20, la cual mantendrá una vigencia de 25 días, como una de las medidas preventivas para asegurar el apartamiento social, en ocasión de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19.

Luego mediante el decreto 138-20, se dispuso la extensión del horario del toque de queda, establecido para todo el territorio nacional en el 135-20, instaurando como toque de queda  el horario de 5:00 p.m. a 6:00 a.m. a partir del viernes 27 de marzo hasta el viernes 3 de abril del año en curso, asimismo, con el decreto 142-20 del 2 de abril del 2020, se determinó la extensión del toque de queda en vigor en el país por 15 días más a partir del 3 de abril, manteniendo el mismo horario en el que está prohibido salir a la calle.

Resumiendo, a modo simple de ver las cosas, podemos decir que no hay un hogar dominicano donde los padres no le hayan puesto un  toque de queda a sus hijos, prohibiéndole salir de sus casas a determinada hora o para que se abstenga de visitar cierto lugares, el reproche de la juntilla con los amiguitos, la prohibición de realizar una actividad, todo esto el padre le dice a su hijo que es por su bien, y que al hijo desobediente Dios lo castiga, pues asimismo es el toque de queda dictado por un gobierno, se hace por seguridad y quién no lo cumple, es considerado como un factor de amenaza. (Consultar los artículos 262 al 266 de la Constitución y la Ley No. 21-18 Orgánica sobre regulación de los Estados de Excepción).