Puerto Plata Covid-19 | 12/05/2021 | Infectados 7785 | Fallecidos 154 | Recuperados 6227 | Click Para Más detalles

Lección aprendida

Ultima Actualización: jueves, 06 de agosto de 2015. Por: Ramiro Francisco

A la fecha, no sé si Saturnino el celador, tiene un puesto de frutas como Don Minengo.

No es fácil Don Minengo dar ejemplo de seriedad y honestidad en trabajo alguno de la administración pública –se queja el vate Sinencio-

Desde bien abajo en la escala hasta la cúspide jerárquica, te la ponen “en China”. Te hacen pasarla mal. Son capaces hasta de mandarte a matar si ven que eres o resultas una retranca para sus perversidades.

Yo ni sé por qué le cuento esto Don Minengo. Tal vez por su edad, y porque usted también trabajó en un cargo oficial cuando Balaguer, y que uno sepa salió con la frente en alto y los bolsillos vacíos.

Todo el mundo sabe, que usted levantó su familia con este negocio de vender frutas.

No es usted un hombre rico, pero no se asusta ni se atormenta, cuando se habla de personas ladronas que han desfalcado al Estado

-Bueno, no son ladrones porque no se les ha juzgado y sentenciado- contestó Don Minengo, con un hablar pausado como si pensara profundo para articular palabras.

Mire compadre –Don Minengo le dice compadre a todos sus clientes- usted dijo “que uno sepa” en referencia a mi seriedad. Que uno sepa no.

Es cierto que muchos que trabajan en la administración pública creen que no dejan huellas de sus malas acciones, con el tiempo se sabe lo que han hecho.

Su patrimonio lo develan. Hablan por ellos. No pueden justificar lo que tienen, ni que multipliquen sus sueldos por mil, durante los años que sirvieron al Estado.

¡Ahora si van para la cárcel! –Le interrumpió el viejo Saturnino- todos los que no han ofrecido sus declaraciones juradas.

-Lo dijo en voz alta, como pretendiendo que no solo Don Minengo, sino todos sus clientes le oyeran- Al terminar de contar unas naranjas y despachar a uno de sus numerosos clientes, el viejo vendedor de frutas tosió, como para limpiarse la garganta y dijo- Aquí nadie cae preso por ladrón!

Saturnino se encogió de hombros. Había sido cancelado recientemente como celador de aduanas. Creyó que cumplía con su deber, al detener cuatro furgones repletos de “todo”y sin papeles u órden, que salían a tempranas horas de la mañana por la puerta donde él se encontraba.

Uno de los choferes realizó una llamada y no pasaron 23 minutos, cuando recibió en papel timbrado, firmado y sellado por un “superior”, de permitir la salida inmediata de esa mercancía. Nunca supo ni sabe de qué se trataba.

Ese mismo día, con el mismo mensajero de la orden, le llegó la carta de cancelación. Todos los otros empleados…aprendieron la lección.

A la fecha, no sé si Saturnino el celador, tiene un puesto de frutas como Don Minengo.