Puerto Plata Covid-19 | 03/06/2020 | Infectados 376 | Fallecidos 26 | Recuperados 278

Después de 3 ejercicios presidenciales Leonel no es multimillonario, pero sí su ONG Funglode

Ultima Actualización: miércoles, 20 de mayo de 2020. Por: Artículo Invitado

Leonel Fernández nunca tuvo fortuna y vivió de manera modesta, hasta que alcanzó la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana en 1996.

SANTO DOMINGO, República Dominicana. -Leonel Fernández nunca tuvo fortuna y vivió de manera modesta, hasta que alcanzó la candidatura presidencial del Partido de la Liberación Dominicana en 1996. Fue en ese momento que el Partido Reformista Social Cristiano, desde el poder, creó una comisión de finanzas para apoyar la fórmula electoral del PLD, que encabezaron Leonel Fernández y Jaime David Fernández Mirabal, con Danilo Medina como jefe de campaña.

Leonel Fernández, oriundo de Villa Juana, hijo de una trabajadora humilde y de un militar de bajo rango, que apenas asumió parcialmente su responsabilidad como padre con quien un día sería Jefe de Estado, y en tal condición su comandante en jefe.

Durante su niñez y su adolescencia Leonel Fernández tuvo únicamente lo indispensable para vivir, pero nunca abundancia ni mucho menos lujos. En busca de mejores horizontes Leonel Fernández debió irse a los Estados Unidos con su madre, donde aprendió inglés y comenzó a reconocer la necesidad de estudiar, prepararse y trabajar para superar la pobreza y poner fin a las penurias de su madre, mujer cabeza de hogar como tantas dominicanas.

Regresó a Santo Domingo, se vinculó con la política, se inscribió en la carrera de derecho, en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, y adquirió la disciplina que le transfirió el nuevo partido fundado por Juan Bosch en diciembre de 1973, a su salida del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), al que ya consideraba obsoleto porque había cumplido su «misión histórica».

Leonel Fernández se recibió con honores de la UASD, y el jurado que examinó su tesis doctoral recomendó la publicación de la misma, por sus méritos, sin que el joven abogado tuviera que cubrir -no podía- ningún costo del libro «El delito de opinión pública».

 

Leonel tuvo el puesto de abogado del Estado. Ninguna oficina de renombre lo recibió. Tuvo una oportunidad más tarde, cuando Abel Rodríguez del Orbe, le brindó un espacio en su oficina en la calle El Conde. La política dominaba la actividad del joven abogado. Asumió compromisos académicos en la UASD, como profesor del Departamento de Sociología. Impartía la materia “Sociología de la comunicación”, en horario de la tarde. Algunos de sus compromisos como abogado los desempeñaba en horas de la mañana, pero en muchos casos laboraba pro bono, como ocurría con el Colegio Dominicano de Periodistas, que tenía un serio conflicto judicial con la Sociedad Dominicana de Diarios, la patronal opuesta a la colegiación profesional de los periodistas, bajo el rgumento de que restringiría la libertad de expresión.