Palic Salud

Carrillón 2

Ultima Actualización: lunes, 16 de abril de 2018. Por: Artículo Invitado

Sin Temor, Ni Favor…

Por Luis H. Arthur S


Lo estridente siempre molesta, y aunque nuestra música tropical en parte lo es, nunca llega a los niveles de los actuales regetones, por solo hablar de una modalidad de uso actual.


Cuando hablo en mi artículo anterior de “Llenar la ciudad con un sonido melodioso, suave, característico de acordes armoniosos que nos den una marca en el mundo como se la ha dado a tantos otros, y sea un atractivo turístico más, que a nadie incomode y que a todos alegre”, me refiero precisamente a eso, pues de lo contrario incomodará a muchos y eventualmente hasta podría desaparecer para tranquilidad de un pueblo que tiene como todos que trabajar para vivir.


El carrillón del reloj original consistía en una especie de campanadas de introducción y aviso del anuncio audible de la hora. Tenía una introducción que creo era la misma para todos los cuartos de hora y una, dos tres o cuatro campanadas más graves marcando los cuatro cuartos de hora correspondientes en que esta se divide.  Al llegar la hora además se escuchaban campanadas más graves y pausadas en número correspondiente a la hora.


El reloj era totalmente mecánico.  Su fuerza motriz venía de 3 pesas que colgaban y que había que subir cada semana, enrollando su cable en sus tambores, a base de manigueta.


Eso hacía que el carrillón se disparara exactamente a un tiempo prefijado mecánicamente por engranajes y levas.  Digo esto porque el Big ben, el sistema de tiempo más famoso del mundo tiene la restricción de que el primer campanazo de la hora debe coincidir dentro de un segundo con el tiempo exacto. Esto es un obsesión para la exactitud de los ingleses y como es mecánico sufre dilataciones con la temperatura que junto a las brisas en las agujas de las 4 esferas de 7 y 4.5 metros implican imprecisiones.


El actual reloj eléctrico de Puerto Plata con que al fin se taparon los 3 huecos feos que por años se veían, hace relativamente poco tiempo, luce ser muy bueno y sofisticado, de muy buen fabricante, y un reto para todos. Tiene que estar en una cámara con aire acondicionado y con baterías para los apagones. Eventualmente, en un pueblo que no se caracteriza por dar mantenimiento adecuado y mucho menos preventivo a nada, cuando el equipo que lo climatiza y las baterías que lo alimentan fallen o haya que reemplazarlos, la falta de energía eléctrica que ya es ancestral y el dinero para nuevos, podría ser un problema notorio y un trabajo fastidioso para el encargado.


En esta bella foto que acabo de recibir esta semana, se nota que tuvieron que reducir los agujeros de la torre debido a que las esferas son muy pequeñas. Me dice algún compueblano que toca en la hora sólo un pequeño sonido, cuando entiendo que aun las tres campanas del reloj anterior están en su base del último piso usables donde se ven las ventanas y balaustres, para que su sonido se esparza.


El sueño que traigo es incluirle el carrillón electrónico desde esa torre o desde el Municipio, con posibilidad de repetición en cada iglesia del pueblo de cualquier religión, lo bomberos, el faro, el puerto normal y el turístico, la Gobernación, la fortaleza, y posible en cada hotel de los puntos turísticos. La idea es la expresad al principio, que un manto musical cada hora o como determinen los que necesariamente serán consultados y las autoridades. Ese carrillón incluirá al final trozos de música en campanas de grandes maestros, religiosa, de autores del pueblo y del país.


Reitero que la idea es hacer algo perdurable, sano, grandioso que sirva de marca al pueblo, y que tenga un consejo de viejos y un instructivo o como quieran llamarle que lo rija.


Si lo anterior se logra, ya no sería necesario que en cada hogar que quiera tengan un pequeño radito que reproduzca ese carrillón al volumen que quieran y en forma o no de reloj antiguo que adornen sus paredes o salas.


Se obtendría una frecuencia de FM fuera de la banda comercial de 88 a 108 MHz, para unir todas las estaciones que quisieran a nivel local.


Estamos trabajando en este proyecto, que al postre será discutido y posiblemente modificado para el bien de todos y el orgullo de los Puertoplateños y todos los que allí vivan.


Lógicamente se requerirá la cooperación económica de todo aquel que quiera ser parte.  Sería injusto dejar a nadie fuera.


luis@arthur.net * www.luis.Arthur.net * www.luisharthur.blogspot.com