Puerto Plata Covid-19 | 02/06/2020 | Infectados 373 | Fallecidos 26 | Recuperados 274

El silencio es una especie de desierto y éste es el lugar elegido por Dios para comunicarse con la naturaleza humana.

Ultima Actualización: domingo, 19 de abril de 2020. Por: Artículo Invitado

Por: Lic. Héctor Jerez

Por: Lic. Héctor Jerez

 

El silencio es una especie de desierto y éste es el lugar elegido por Dios para comunicarse con la naturaleza humana.

 

Contemplando el comportamiento de las pestes en los últimos 20 años, SARS 2002, H1N1, 2009, COVID-19, 2020, me pone en condición de inferir que la próxima está a la puerta indudablemente.

 

Por esa razón y desde este desierto - cuarentena, reflexiono sobre algunas cosas.

 

 El Estado es una institución muy clave y estratégica para la creación de una situación-país de salud y bienestar, por vía de consecuencia no debe ponerse en manos de cualquiera.

 

Debemos atrevernos a construir economías con mercados y no, de mercados.

 

La ciencia, la investigación y la educación deben tener una protección privilegiada por parte de la sociedad y los gobiernos, un home run y una patada de gol, son buenas, nos hacen disfrutar un gran momento, pero, en los momentos decisivos como en época del COVID-19, para los que debemos estar siempre preparados, no nos sirven de mucho, entonces, ¿por qué ser estos los mejores remunerados?

 

El actor político dominicano, no está preparado para recibir todo el poder del estado, miren el lío en el que nos ha metido el partido que controla y, abusa del control del estado.

 

Asegurarnos de elegir estadistas, no presidentes, y si nos equivocamos asegurarnos de que al menos sepan leer, hay momentos tan importantes en la vida de un pueblo en los que la mala lectura de un texto, es una muy desagradable experiencia de vida.

 

Tener la verdad como el principal valor de la sociedad, en consecuencia, estatuir sanciones graves para el político que, en el ejercicio de sus funciones, la practique.

 

La comunicación vía medios masivos es un recurso de gran utilidad para generar contrapesos, gobernanza y democracia, en tal virtud, no debe ser ejercida por cualquiera, hay momentos en los que desinformar equivale a una especie de intento de homicidio colectivo.

 

Finalmente, preparémonos para el día después, el COVID-19 no será el último en la cadena, si queremos estar mejor en el día después, obliguemos a los gobiernos a invertir más dinero para la investigación, la salud, la educación y la disminución d la pobreza y menos dinero para hacer la guerra.

 

Como dijo el Mahatma la paz es el camino.