Canela Tavarez Abogados

Ciudadanos puertoplateños repudian pretensiones de cambiarle nombre a calle Camino Real

Ultima Actualización: viernes, 08 de noviembre de 2019. Por: ANTONIO HEREDIA

Un rotundo rechazo ha generado en la población puertoplateña la propuesta edilicia de cambiarle el nombre a la calle Camino Real.

PUERTO PLATA.- Un rotundo rechazo ha generado en la población puertoplateña la propuesta edilicia de cambiarle el nombre a la calle Camino Real que data desde la época colonial, para ponerle la nombradía de Joaquín Balaguer.

La iniciativa fue presentada en la Sala Capitular del cabildo local por el concejal Víctor Ortega Espaillat, quien en al motivar su moción explicó que es hora de que al presidente Balaguer se le honre por las obras que se ejecutaron en esta ciudad durante su gobiernos.

Pero, la repulsiva de los puertoplateños no se ha hecho esperar, ya que al rechazar tajantemente la propuesta del regidor y ex diputado reformista Ortega Espaillat, acusan al edil de pretender borrar parte de la historia de “La Novia del Atlántico”.

Decenas de ciudadanos consultados al respecto tildaron como “una tremenda barrabasada querer quitarle el nombre a una vía que es un ícono histórico de Puerto Plata” ya que desde la fundación de esta ciudad atlántica, esa calle ha sido la principal arteria comercial.

Cabe destaca que dicha calle la cual nace en la rotonda de La Javilla y culmina en el legendario Puente de La Guinea, según reseña en su libro el extinto poeta, periodista e historiador puertoplateño Rafael Alberto Brugal Paiewonsky (Fifo), fue construida en el siglo XVI por órdenes del Comendador de Lares; Fray Nicolás de Ovando.

La construcción de la mencionada calle se produjo durante la época colonial que fue el primer desarrollo económico de Puerto Plata y se bautizó con el nombre “Camino Real” debido a que por esa vía se transportaba el oro y otros productos que se exportaban a España por el puerto marítimo local.

Se espera que la sensatez se imponga en la Sala Capitular de Puerto Plata y que si se quiere distinguir al extinto presidente Joaquín Balaguer se designe con su nombre otra calle y no se atente contra la memoria histórica de este “pueblito encantado”.