Canela Tavarez Abogados

EDESUR congela autorizaciones conectar a la red la energía servida por paneles solares

Ultima Actualización: miércoles, 23 de octubre de 2019. Por: Artículo Invitado

¡Oh paradoja! Un país que necesita energía para su desarrollo y una empresa distribuidora que boicotea la expansión de las fuentes de energía renovable, como la solar.

La ley 57-07 representa la puerta para el desarrollo de una cultura de autoabastecimiento del suministro eléctrico, dirigido a sectores industriales, comerciales y residenciales que podrán inyectar a las redes de distribución.

 

Esta ley contiene la siguiente disposición limitativa, en contradicción con la intención de impulsar la generación de energía solar: “La Capacidad Agregada de todos los Sistemas de Generación Renovable conectados en la misma Red Troncal, incluyendo el Sistema de Generación propuesto, no excederá el quince por ciento (15%) de la Demanda Pico anual de dicha Red Troncal”.

 

Valiéndose de ese enunciado, EDESUR ha congelado las autorizaciones para conectar a la red la energía servida por paneles solares. Y lo ha hecho sin proveer la debida información a los ciudadanos para que no incurran en gastos de adquisición de estos equipos.

 

EDESUR argumenta que los circuitos ya están topados. Y que si agregaran más generación solar tendrían que ampliar la capacidad de los circuitos y de los transformadores.

 

Ambos argumentos están reñidos con la verdad.

 

En efecto, la demanda de energía es dinámica; no cesa de crecer. Por ejemplo, la compra de energía de EDESUR se incrementó en 4.8% en abril-junio del 2019 en comparación con el período anterior.

 

Por tanto, siendo la dimensión de un circuito relativamente grande, el crecimiento de la demanda hace cupo para que se autorice la conexión de pequeños sistemas de paneles solares colocados en viviendas.

 

Asimismo, los circuitos y transformadores están diseñados para manejar la demanda pico durante la noche. En consecuencia, en las horas del día disponen de capacidad ociosa y no se requiere necesariamente de inversión adicional para recibir la generación de los paneles solares.

 

¡Oh paradoja! Un país que necesita energía para su desarrollo y una empresa distribuidora que boicotea la expansión de las fuentes de energía renovable, como la solar.

 

Si EDESUR se siente perjudicada por lo dispuesto en la ley, lo que debería hacer es proponer que se cambie para ajustarla en lo que fuere razonable; no violarla. Y las autoridades deberían plantear que se elimine el límite del 15%, pues ojalá este país pudiera lograr que todas las viviendas se convirtieran en fuentes de generación de energía solar, confiable y competitiva.

 

Lo que está en cuestionamiento es si se podrá seguir viviendo en un país en el cual los ciudadanos son atropellados por el fraude a la ley, que cometen instituciones del propio Estado.

 

Y lo que hay que aclarar es si las políticas públicas son sólo faroles colocados para impresionar y nunca para alumbrar.

 

Autor: Fernando Fondeur