Canela Tavarez Abogados

Condenan pastor en Puerto Plata a 3 años de prisión por Violencia intrafamiliar y abuso psicológico contra menor

Ultima Actualización: sábado, 14 de septiembre de 2019. Por: ANTONIO HEREDIA

La sentencia recayó contra el pastor evangélico y educador; Dib de Jesús Rivera Jacobo.

PUERTO PLATA- El tribunal especial ad hoc del Distrito Judicial de esta jurisdicción, condenó un pastor a la pena de 3 años de prisión tras ser hallado culpable de haber golpeado a su esposa y ejercer violencia psicológica contra su hijastro de 5 años de edad.

La sentencia recayó contra el pastor evangélico y educador; Dib de Jesús Rivera Jacobo, quien además fue sancionado con el pago de un millón y medio de pesos de indemnización a favor de su esposa Amelia María Rodríguez Del Valle.

El mencionado tribunal ordenó trasladar de inmediato al condenado hacia el Centro Correccional y de Rehabilitación San Felipe de esta ciudad atlántica, donde deberá cumplir un año y tres meses de cárcel ya que le fue suspendido un año seis de la sentencia original.

El imputado fue acusado frontalmente por su esposa quien aseguró que el mismo la golpeó en varias ocasiones, además de haber ejercido abuso sexual y psicológico contra el hijo de ésta, pero la agresión sexual no pudo ser comprobada.

Durante la referida audiencia, se ventiló que el Tribunal Colegiado de Puerto Plata había dictado sentencia absolutoria en favor de Rivera Jacobo, pero la Corte de Apelación había anulado esa sentencia y ordenado un nuevo juicio.

Se recuerda que el 19 de enero del 2017, Rivera Jacobo fue detenido mediante una orden de arresto y conducencia emitida por la Unidad de Atención a las Víctimas de la Violencia Intrafamiliar, de Género y Delitos Sexuales de Puerto Plata que coordina la magistrada Luisa Marmolejos.

En ese momento, el educador y pastor evangélico estuvo arrestado todo el día en la Fiscalía de Puerto Plata siendo llevado luego hacia la cárcel preventiva ubicada en la Dirección Regional Norte de la Policía Nacional de esta localidad, donde aguardó hasta que se le impusiera una medida de coerción.