Canela Tavarez Abogados

ESPACIO PAGADO

Ultima Actualización: miércoles, 21 de diciembre de 2011. Por: Espacio Pagado

El 5 de mayo, 2011 el Sr. Josué Domínguez interpuso una demanda en guarda de nuestro en común, ante el Tribunal de Niños (as) y adolescentes en la ciudad de Puerto Plata.

Estos son los hechos que deseo hacer de público conocimiento, con la intención de provocar que esta situación se resuelva:

 

El 5 de mayo, 2011 el Sr. Josué Domínguez interpuso una demanda en guarda de nuestro en común, ante el Tribunal de Niños (as) y adolescentes en la ciudad de Puerto Plata. La demanda dice literalmente:

 

La madre comparte en términos sentimentales con una persona altamente violenta, con una personalidad un poco desviada, incomparable con la de un hombre normal, en la se ha visto envuelta la seguridad, salud, bienestar del niño. Prueba de estos acontecimientos la aportaremos durante el desarrollo del proceso.

 

El padre entiende que el desarrollo del niño se ha visto disminuido por el poco tiempo que la madre le dedica al menor, ya que no comparte con este, ni ella le permite compartir. No le pasa llamada, no permite contacto con sus hermanos, la abuela ha intentado verlo y la madre se ha negado. En fin, han sido infructuosas las diligencias hechas por el exponente a fin de remediar esta situación para bienestar del menor.

 

La audiencia fue fijada para el 7 de junio del 2011. En esta audiencia se solicitó la presentación de pruebas y testigos, así como un estudio socio-familiar de ambos.

 

Las pruebas depositadas por Josué están todas basadas en problemas entre César Curiel (mi actual pareja) y una lista de testigos de personas que nos conocen a ambos (a cada una de estas personas las llamé y me dijeron que no tenían conocimiento de que serían testigos de un juicio).

Por mi parte las pruebas depositadas fueron:

 

1.  Acta de conciliación entre las partes (Fiscalía Pto Pta – Unidad de Atención a Víctimas de Violencia de Género, Intrafamiliar y Abuso Sexual) de fecha 6 de enero del 2011

 

2.  Orden de protección no. 04/11 a favor mío, de fecha 13/1/2011

 

3.  Orden de arresto no. 681-2011 en contra de Josué Domínguez de fecha 19-4-2011, por violación a la orden de protección.

 

4.  Una lista de 4 testigos (amigos, vecinos y la nana del niño)

La siguiente audiencia fue fijada para el 13/7/2011

 

En esta audiencia nos presentamos mi abogada, mis testigos y yo; fue reenviada por encontrarse el Juez del Tribunal de vacaciones. Se fijó otra audiencia.

 

Cuando asistimos a esta tercera audiencia el juez  se inhibió en vista del parentesco con la abogada que en esta ocasión representó a la parte demandante.

 

En ese momento mi abogada depositó ante el Tribunal, formal solicitud para que se remita el expediente al Tribunal de Santiago, en vista de que tanto el niño y yo residimos en Santiago para la fecha que se realizó la audiencia, (el cambio de residencia fue comunicado mediante acto de alguacil).

 

La Ley 136-03 en su artículo 90 dice “Tribunal Competente: toda demanda de guarda deberá ser introducida por ante el Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes del lugar donde vive la persona que ejerce la guarda”. Además el estudio socio-familiar no se completó porque para ese tiempo ya yo residía en Santiago. Por cuestiones de jurisdicción, se debía designar la competencia de la unidad multidisciplinaria Conani de Santiago para esto.

 

Lo que hizo el Tribunal de Puerto Plata fue enviar el caso a la Corte de Apelación para que designara un Juez para este caso. La inhibición del Juez fue acogida mediante resolución no. 627-2011-00222, designando al otro magistrado,  resultando que el mismo fue trasladado a otro distrito judicial, razón por la cual se hace necesario designar a otro juez de paz para el conocimiento del proceso, para sustituir al segundo magistrado designado. Van tres.  

 

El 8/11/2011 el Tribunal fija la audiencia para el 14/12/2011. Esto me fue notificado el 12/12/2011

A pesar de haber sido notificada fuera de la fecha que estipula la ley, envié un abogado para que me representara y presentara nuevamente al Tribunal la solicitud de traslado de este caso a la ciudad de Santiago. Lo que ha ocurrido en esta audiencia es que Josué Domínguez ha ido representado por un abogado Hermano del nuevo juez designado para este caso. Este juez TAMBIEN SE HA INHIBIDO. Ahora el caso está para enviar a la corte nuevamente para que se designe otro juez.

 

Al margen de todo esto, les comento que el “acta de conciliación entre las partes” que mencioné anteriormente, es que tuve que denunciar ante la Fiscalía Unidad de Violencia de Género, a Josué por asedio, agresión verbal, acoso, difamación y persecución. De esto se emitió una orden de protección a favor mío, esta orden prohíbe que se acercarse a mí a menos de 50 metros y le queda prohibido molestarme o amenazarme. Él no respetó la orden y siempre buscaba un motivo para acercarse al lugar de mi residencia y de trabajo. Como consecuencia me mudé de apartamento, sin embargo él seguía frecuentando el lugar donde yo trabajaba.

 

César Curiel que vive en Canadá y es actualmente mi esposo, fue agredido por Josué en el sentido de que en su persecución, Josué amenazó a Cesar con una pistola, esto ocurrió el 24/12/2010, este hecho no fue denunciado a la policía pero creo mucha tensión entre los tres. Cuando Cesar regresó al país en abril de este año, se encuentra con Josué frente a la farmacia donde yo trabajaba y por las fricciones existentes se le fue encima, lo agarró por el cuello y lo amenazó. Josué aprovecho esta reacción para hacer una demanda, por lo que se emitió una orden de arresto en contra de Cesar. Por mi parte regresé a la fiscalía y notifiqué lo ocurrido por lo que se emitió una orden de arresto en contra de Josué por violación a la orden de protección.

 

Finalmente, con la intervención de dos abogados, redactamos un acuerdo en donde se estipulaba el asunto de la manutención del niño, el régimen de visita, respetar la orden de protección y desistimiento de ambas ordenes de arresto, tanto la de Cesar como la de Josué. Este acuerdo fue firmado el 9/5/2011 ante un notario.

 

Como pueden darse cuenta, mientras yo firmaba este acuerdo con la intención de normalizar la situación entre nosotros, (tomando en cuenta que está el niño de por medio), Josué y su abogado redactaban una demanda en mi contra por la guarda del niño.

 

En primer lugar, él no está cumpliendo con la manutención del niño, prueba de esto es la demanda que tuve que hacerle el 4/7/2011. Nos dieron fecha del 31/8/2011 para conciliar. El día de la conciliación fue con dos abogados,  yo por mi parte fui sola porque sabía que no habría conciliación. Ellos ofrecieron una manutención de RD$1,500.00 y el 50% del colegio (imagínense!). No hubo conciliación obviamente, y se fijo audiencia para el 25/10/2011. Mi abogada se presentó ese día para solicitar que el caso fuera enviado a Santiago porque así lo estipula la Ley. Esto fue aceptado y trasladaron el caso aquí. Tuvimos la primera audiencia el 8/12/2011. Josué se presentó con tres abogados, el caso fue reenviado para el 29/2/2012, a fin de que se presenten pruebas de ambas partes que sustenten lo que sería el monto de la manutención. A todo esto, él sigue sin aportar para la manutención (vivienda, alimentación) del niño, por su parte lo que está pagando el colegio que son $3,000.00 mensuales.

 

Lo que habíamos acordado antes de todo este problema fueron RD$10,000.00 mensuales, luego en el acuerdo que firmamos decía que RD$5,000 mensuales para vivienda y alimentación; y la totalidad de la educación básica y extraordinaria, transporte, medicamentos y vestimenta.

 

Ni el acuerdo verbal, ni firmado ha sido cumplido. He permitido que el niño le visite eventualmente algunos fines de semana, solo por el bienestar de mi hijo. Sin embargo, cada vez que Emilio comparte con él viene con un problema, viene confundido. La última vez que pasó un fin de semana con su padre, hace casi dos semanas, el niño me comentó que su papá tenía una pistola para matar a Cesar.

 

Me preocupan varias cosas:

 

Que Josué Domínguez actúa al margen de toda ley amparado en sus relaciones políticas, que es lo que siempre antepone.

 

Que él no quiere que se vea un juicio justo por la guarda del niño, porque con toda seguridad, me la darán a mí y le normalizaran las visitas; él no tiene condiciones para tener la guarda de un niño y sobretodo no tiene argumentos válidos ni pruebas en mi contra que sustenten su demanda.

 

Que las autoridades y abogados se presten a este absurdo juego

 

Que entre él y yo, está más que comprobado, no nos pondremos de acuerdo

 

Que él quiere sobornarme ofreciendo ahora el dinero pendiente de la manutención (desde mayo) para que yo firme otro acuerdo.

 

Es mi deseo que se defina esta situación lo antes posible, tomando en cuenta que la Ley está supuesta a

proteger al menor y velar por sus mejores intereses

 

Que se vea este caso ante el Tribunal competente

 

Que se realicen los estudios socio-familiar y psicológico de ambos

 

Se establezca un régimen de visita que favorezca a mi hijo y también que garantice su seguridad

 

Que este señor cumpla con la parte que económicamente le corresponde cumplir

 

Que respete la orden de protección

 

Que me deje seguir con mi vida

 

Todo este perfil apunta a las típicas tragedias que están ocurriendo diariamente en nuestra sociedad y lo penoso es como se manipula la ley en nombre de relaciones políticas. Todo el mundo en Puerto Plata sabe quién es Josué Domínguez, es de dominio público su historial. No tiene moral para demandarme a mí con la finalidad de quitarme a mi hijo. Este señor tiene 6 hijos con 5 diferentes mujeres, se casó en febrero de este año y para septiembre ya se había separado de su esposa. Con esta obsesión y persecución me ha obligado a mudarme de Puerto Plata en donde viví por casi 20 años, en donde tenía una vida, amigos, trabajo; he tenido que irme buscando paz, seguridad y protección para mí y mi familia.

 

Aun viviendo en Santiago continúan los mensajes amenazando con presentarse a mi casa a ver al niño, las llamadas y molestias constantes. He tenido que acudir a la Fiscalía-Unidad de Violencia de Género aquí en Santiago, ellos le han citado para recordarle que debe respetar la orden de protección. Es terrible para mí pensar que mi esposo viene nuevamente al país y que tendrá que verse envuelto todavía en todo este problema y me siento impotente al no poder evitar que ocurra una desgracia porque Josué se comporta como un obsesivo que ahora está loco de amor por su hijo, pero que no cumple con su obligación y quiere mantener estos desacuerdos entre nosotros.