Puerto Plata Covid-19 | 10/07/2020 | Infectados 638 | Fallecidos 44 | Recuperados 377

Respetar y cuidar nuestro medio ambiente responsabilidad de todos

Ultima Actualización: lunes, 08 de junio de 2020. Por: Artículo Invitado

Por: Roque J. de León B.

El medio ambiente es el entorno donde desarrollamos nuestras actividades, debemos cuidarlo a la vez que  disfrutamos e interactuamos con la flora, la fauna y sus componentes.

 

Desde el año 1974, el 5 de junio se celebra el día Mundial del Medio Ambiente, aunque la Organización de las Naciones Unidas lo instituyó a través de una resolución a partir del 15 de diciembre del 1977.

 

Partiendo de ese acontecimiento, abrigábamos la esperanza de que la humanidad asumiera una actitud responsable y compromisaria de mantener el equilibrio del ecosistema, asegurando una convivencia armoniosa y sana; que facilite un desarrollo sostenible y equitativo, a la vez que proporcione al colectico del Mundo seguridad y progreso.

 

Muy a pesar de que en el día Mundial del Medio Ambiente, al igual que en otras fechas no menos importantes se desarrollan actividades con el objetivo de convertirlas en elementos de concienciación al respecto, los resultados exhibidos desdicen mucho de estos.

 

Bastaría mencionar que las actividades irresponsables de industrialización, explotación y consumo de recursos no renovables, desmonte  de parques naturales que son patrimonio de la humanidad incluyendo selvas, instalación de generadoras de energía eléctrica y otras maquinarias que producen peligrosos residuos, entre otros; sin lugar a dudas son los principales responsables del amenazante Calentamiento Global.

 

Vale decir que ese calentamiento produce mortales enfermedades, hace más agresivos y peligrosos los fenómenos naturales y provoca que se descongelen los glaciares.  Es un latente peligro para nuestro planeta.

 

A pesar del Programa de las Naciones Unidas Para el Medio Ambiente (PNUMA), que promove el uso racional y el desarrollo sostenible del medio ambiente mundial, los grandes países no demuestran estar comprometidos con ese objetivo.  Son los mayores generadores de contaminación y destrucción del mismo.

 

Sería injusto dejar de señalar que algunos paises han creado su propia legislación para la preservación y control de un medio ambiente sostenible, República Dominicana no es la excepción.

 

En nuestro país la ley referente al medio ambiente es la número 64-00, una excelente herramienta muy mal empleada e irrespetada.

 

Esta ley regula el uso y cuidado de nuestros recursos naturales, reservas, parques nacionales y zonas protegidas.  Reglamenta todas las actividades que impactan nuestro hábitat, a la vez que señala las autoridades responsables de hacerla cumplir.

 

A pesar de todo lo anterior, en República Dominicana el tema medioambiental al igual que otros tantos, ha sido y es una vía de corrupción promovida desde los gobiernos que históricamente hemos tenido.

 

Bastaría pensar la forma como permitimos la explotación de nuestros  recursos mineros, a la vez que destruyen los ríos y contaminan sus aguas, destrozan las montañas con la flora y fauna; entregan a sus familiares, amigos y relacionados áreas protegidas y reservas nacionales como: Bahía de las Águilas y Parque Naciol Los Haitises; aún conociendo los daños causados por los desechos tóxicos (rock Ash) provenientes del carbón mineral depositados en Arroyo Barril en el año 1994 por la compañía AES de origen puertorriqueño, nos permitimos la instalación de la generadora energética "Punta Catalina" que produce los mismos desechos y podríamos mencionar muchos más.

 

Sería irresponsable si pasamos por alto que en Puerto Plata contamos con la "Reserva Científica y Parque Nacional Isabel de Torres", recurso que nos pertenece al colectivo y es explotado y ocupado de manera inmisericorde por particulares.

 

Esa explotación se desarrolla ante la mirada indiferente de cada uno de nosotros y la  colaboración de las autoridades que en reiteradas ocasiones han autorizado retirar las mojonaduras, además los que deben controlar la ocupación se hacen cómplices irresponsables.

 

A eso debemos añadir la destrucción de nuestros ríos por el corte de madera en sus riberas e instalación indelicada de comerciantes con granceras.

 

Qué decir de la contaminación, explotación, apropiación y entrega complaciente de nuestros océanos y playas justificadas en el desarrollo de la llamada industria turística?

 

Al concluir quiero dejar constancia de que, debemos educarnos para entender que de la calidad del medio ambiente, depende nuestra vida y la de las futuras generaciones.

Cuidémoslo!!!

 

ROQUE J. DE LEÓN B. (MAE)

DIPLOMADO EN COMUNICACIÓN SOCIAL INTEGRAL

MIEMBRO DE:. SNTP Y SINLOPP