Canela Tavarez Abogados

Origen del concho en la República Dominicana

Ultima Actualización: miércoles, 31 de julio de 2019. Por: Angel Artiles Diaz

La epéntesis es una figura gramatical que consiste en intercalar letras, en una palabra, distorsionándola en su pronunciación.

La República Dominicana es el único país del mundo en el cual se denomina con el apelativo “Concho” a los vehículos que se usan para el transporte público de pasajeros.

¿Qué significa “Concho”?

El Diccionario Pequeño Larousse, (pág. 257) dice: Poso, sedimento. Túnica de la espiga de maíz. En Chile, final de una cosa. Ejemplo: Ver la función hasta el concho, también en Chile sobras de comida.

En la República Dominicana la palabra “Concho” se usa como una epéntesis de la palabra prohibida COÑO.

La epéntesis es una figura gramatical que consiste en intercalar letras, en una palabra, distorsionándola en su pronunciación, pero dejándole el mismo significado, ejemplo: 'dianche' por diablo.

La epéntesis sirve también para disfrazar palabras prohibidas, para poderlas usar cotidianamente sin provocar reproche, ejemplo: 'caray’ por carajo.

La palabra “Concho” es una ‘epéntesis’ de COÑO, que es un término tabú, que realmente no tiene ningún significado, no aparece ni siquiera en el Diccionario Pequeño Larousse, pero que en la sociedad dominicana es una “mala palabra”.

Bueno, pero ¿por qué a los vehículos que transportan pasajeros en la República Dominicana se les denomina “Concho”?

El “Concho Primo” era un personaje caricaturesco creado por Don Bienvenido Gimbernard, padre del historiador y músico sinfónico Jacinto Gimbernard.

Esa caricatura de el “Concho Primo” aparecía en la Revista Cosmopolita que antes y durante la era de Trujillo, producía y publicaba Don Bienvenido Gimbernard, y con ella se hacían comentarios políticos y sociales, tal y como se hace hoy el personaje Boca e´ chivo.

En esa Revista era uno de los principales medios para la publicidad gráfica de aquella época y, cuando llegaron los primeros carros Chevrolet, importados por el señor Amadeo Barletta, Don Bienvenido Gimbernard, le sugirió que estableciera una flotilla de Chevrolet para transportar pasajeros en una ruta fija, y que les pusiera el nombre de ‘CARROS DEL CONCHO PRIMO’, es decir, carros para transportar gente de la categoría social del Concho Primo de las caricaturas.

Al señor Amadeo Barletta   le pareció muy largo el nombre y propuso que se dejara sólo ‘CARROS DEL CONCHO’.

Después el pueblo dominicano se encargó de llamar CONCHO a todo vehículo para el transporte urbano de pasajeros, y se creó el verbo “Conchar” y el gerundio “Conchando”.

Muchos desconocedores del origen de nuestras cosas, han tratado de imponer el americanismo TAXI, pero el “Concho” ha sobrevivido y, por ser un concepto autóctono, con certificado de legitimidad histórica, enquistado en nuestras costumbres, debemos preservarlo por encima de extranjerismo taxi.