Canela Tavarez Abogados

La sede de la compañía tecnológica del momento se encuentra en República Dominicana

Ultima Actualización: miércoles, 19 de junio de 2019. Por: La Redacción

Cuando una noticia es difundida a través de un medio de comunicación, significa que alguien -un periodista- la ha considerado merecedora.

El "derecho al olvido" - en inglés “right to be forgotten” - es uno de los temas más importantes en el debate internacional actual. Se refiere al derecho de un individuo a hacer que los motores de búsqueda web, empezando por Google, eliminen los enlaces no deseados que reportan noticias negativas sobre dicho individuo.

 

Podría parecer un acto contrario a la libertad de prensa pero, tal y como explica Enea Angelo Trevisan, fundador y CEO de Ealixir, empresa italiana líder en el mundo en la eliminación de enlaces no deseados, es algo completamente diferente.

 

Trevisan: "El derecho al olvido no interfiere de ninguna manera con la libertad de prensa. Los periodistas tienen el derecho sagrado de informar todas las noticias valiosas o de interés. Al contrario: en una época como la nuestra, caracterizada por la furia de noticias falsas, la libertad y la independencia de la prensa son más importantes que nunca. El derecho al olvido trata de otra cosa, sobre todo cuando las noticias dejan de ser actuales".

 

¿En qué sentido?

 

Cuando una noticia es difundida a través de un medio de comunicación, significa que alguien -un periodista- la ha considerado merecedora, en ese momento histórico-social, de atención por parte del público.

 

Por ejemplo: simulemos que una persona está acusada de un delito y ha sido arrestada. Este hecho ciertamente puede ser de interés para el público en general, especialmente si esa persona desempeña un papel importante en la sociedad.

 

Pero supongamos que han pasado treinta años desde el arresto. Excepto en casos excepcionales - por ejemplo, un político o una figura religiosa - a nadie le interesan los nombres de los detenidos de décadas anteriores, ya sea que hayan cumplido sus condenas porque en realidad fueron culpables o que hayan sido exonerados porque resultaron inocentes. De hecho, cuando no existía la red, estas personas tenían la libertad de reconstruir sus vidas, y nadie tuvo la oportunidad de conocer acerca de ese incidente desagradable que había ocurrido años atrás.

 

Sin embargo, con el nacimiento de la web todo ha cambiado. Ahora solo hace falta hacer una búsqueda en Google y, en una fracción de segundo, cualquiera puede conocer sobre algún episodio que ocurrió en la vida de una persona. En resumen, la reputación de un individuo se ve socavada para siempre.

 

El derecho al olvido protege el derecho de las personas inocentes o de quienes han cumplido su condena, para que reconstruyan sus vidas.

 

El hecho de que el derecho al olvido, en una era caracterizada por la omnipresencia de la web, sea un tema de mucha controversia pública, explica perfectamente el crecimiento abrumador de Ealixir. Empresa de Trevisan que nació en 2018 y que ya se encuentra activa en treinta países repartidos por todo el mundo.

¿Por qué eligió la República Dominicana como sede de su empresa para América del Sur?

 

Básicamente, por una cuestión estratégica. República Dominicana me permite estar exactamente a medio camino entre Sudamérica, donde trabajamos desde el inicio, y Norteamérica, donde estamos activos en Miami y nos estamos preparando para iniciar en California. Pero también hay una fuerte motivación personal.

 

¿Cuál?

 

Hace años pasaba por un momento profesional muy difícil. Para distraerme, viajé a La Romana por dos semanas. En el camino al hotel, noté que la gente al costado de las carreteras había plantado postes en el suelo para marcar la propiedad. Fueron plantados en el medio de la nada, sin embargo, plantas y flores de colores crecieron sobre esos postes de hierro. En resumen, la naturaleza había sido tan fuerte y decidida a florecer incluso en el lugar más improbable, sin la ayuda de nadie. Esa imagen me sacó de mi letargo y desde ese momento comenzó el ascenso que me llevó, el año pasado, a fundar Ealixir.

 

En resumen, República Dominicana es una tierra mágica para mí.