Los corredores de seguros atados

Ultima Actualización: sábado, 31 de marzo de 2018. Por: LUIS HENRIQUEZ CANELA

¿Cuáles son las instituciones bancarias, de seguros, corredores atados que podrían calificarse como principales responsables de la violación continua de la ley?

El 26 de marzo de 2018 se creó un nuevo vocablo en el espinoso lenguaje del seguro: EL CORREDOR ATADO. Devino laexpresión al calor de una discusión en torno a las ventas atadas o, lo que es igual decir; banca-seguros.  El “corredor atado” es aquel corredor que maneja los seguros atados de las entidades financieras y que a través de los años ha imposibilitado que el grueso de los corredores denuncie la práctica. Sea de una forma u otra, ha impedido que el corredor normal ejerza su derecho a la protesta y a reclamar que se respete la ley.

 

La raíz del problema tiene su fundamento en que la banca, poco a poco, se está adueñando del negocio del seguro en la República Dominicana, con sus prácticas violatorias, abusando de su posición dominante, no reconocen el derecho que tiene el Corredor de Seguros, entidad regida por la Ley 146-02, para gestionar sus propios clientes. 

 

De manera permanente, a través de las ferias de préstamos para vehículos e inmuebles, van captando los clientes de los corredores, aunque los consumidores supliquen que quisieran mantenerlos como sus intermediarios de seguro. Son muchas las quejas de clientes molestos por la situación. Las instituciones financieras crean productos enlatados y, violando toda la legislación de libre competencia, de protección al consumidor y hasta la propia Constitución, compelen, obligan, constriñen al usuario a que se adhiera al producto de seguro atado al préstamo. Violan, a sabiendas, un derecho fundamental del ser humano; el derecho a elegir.

 

El usuario tiene un accidente, le roban en su apartamento, tiene cualquier tipo de percance cubierto por el seguro y no aparece nadie que le dé el servicio. En ese momento, el de la verdad, llama suplicante a su corredor para que le resuelva el problema y éste, dócil y disciplinado complace su cliente. El banco no le hizo caso porque el negocio del banco es el préstamo, no el seguro.

 

Me hago las siguientes preguntas: ¿La banca tiene licencia para operar negocios de seguros? ¿Dónde está la ley que los faculta? ¿O será un acuerdo entre aseguradoras y bancos para sacar al corredor? La última pregunta da grima porque se supone que el principal aliado de las aseguradoras es el corredor, no el banco. ¿Han formado un cartel? ¿Cuáles son las instituciones bancarias, de seguros, corredores atados que podrían calificarse como principales responsables de la violación continua de la ley? 

 

Y es que esto no es cuestión de intereses, es cuestión de que se están violentando varias legislaciones en materia de los derechos del consumidor o usuario y de la entidad de la correduría.  Se viola la Constitución de la Republica Dominicana, la Ley 358-05 sobre Protección de los Derechos del Consumidor o Usuario, La Ley 42-08 sobre Procompetencia.

 

Las ventas atadas están prohibidas en Panamá, Guatemala, Costa Rica, México, Ecuador, entre otros países. Están prohibidas aquí por resolución de Procompetencia, pero no se cumple. La banca sigue captando sus clientes, creando barreras, transgrediendo el derecho que cada individuo tiene de elegir lo que mejor le convenga. Lo despojan de su derecho, obligándolo a atarse al corredor de seguros de la institución financiera y desconociendo el derecho que tienen los demás corredores a participar en el pastel. De eso se trata.