Palic Salud

Una ciudad sin autoridad, esta debocada a la inseguridad y el desorden

Ultima Actualización: lunes, 05 de febrero de 2018. Por: Artículo Invitado

Hubo un tiempo, que la Ciudad San Felipe, fue galardonada de varios títulos como: La casita de Plata, la Novia del Atlántico, la Capital del Turismo, entre otros tantos.

Hubo un tiempo, que la Ciudad San Felipe, fue galardonada de varios títulos como: La casita de Plata, la Novia del Atlántico, la Capital del Turismo, la Ciudad del Comercio, entre otros tantos. Y así nos convertimos en una ciudad de inmigrantes, a tal punto, que la raíz de un pueblo que has sido la protagonista de grandes hechos de las historia, has perdido su principio y raíces. ¿Cuál ha sido la causa que la Ciudad San Felipe, en vez de avanzar has retrocedido?

Una ciudad, donde sus funcionarios gobiernan con total irresponsabilidad, carente del conocimiento de saber cuales son las prioridades de su pueblo, de su gente, funcionarios que no saben cuál es su papel, porque como no comprender lo que salta a la vista, que una ciudad turística, por lo menos tiene que estar solucionado lo más  elemental, que es el orden.

Aunque exista la libertad de comercio, aunque sea un derecho constitucional y universal la libertad, ambas libertades, no son absolutas, están restringidas por el derecho natural y legal, de la cotidianidad diaria de los movimientos ininterrumpido del pueblo, porque cada derecho termina donde comienza el personal y el colectivo, incluso este derecho es extendido hasta todo ser vivo, y es el respecto a esta norma, que nos permite vivir juntos, en paz permanente y no en discordia constante. Los pleitos son fruto del desorden, los robos, los accidentes, la corrupción etc, el desorden es la fuente, de la descomposición social insalvable, generadora de pobreza, de vandalismos, y divisionismos. Nos hemos hecho lo ciego, y los desatendidos, protegiéndonos en nuestra casa con hiero, armas de fuegos y otros pagan seguridad privada, hemos huido a urbanizaciones, librándonos del peligro, y dejamos haya a nuestros hermanos, los primos, los amigos y nuestro compueblanos, y miramos con desinterés como viven, como se matan, como mueren, como piden ayuda, como se fuman la droga, como se pelean por los punto, lamentamos las violaciones de los niños y niñas, las niñas embarazada con doce 12 y catorce 14 años, pero no hemos sido capaz de reconocer que todo eso ha sido culpa del desorden, nadie tiene la voluntad de decir vamos a detener esto, mientras que haya están  nuestros compueblanos y hermanos.

Todo los Barrios de esta ciudad, fueron creados bajo el consentimiento de nuestras autoridades, como el departamento de planteamiento urbano, y cada uno tiene en vez de calle, callejones, en vez de sistema sanitario, letrina, sin agua potable y sin ninguna orientación urbanística, inmediatamente cada barrio se convirtió en un infierno, donde reina el desorden a alto nivel, hasta la fecha, ese es el  fruto de nuestra autoridades irresponsables, inconsciente, salvaje y cruel; haber permitido esa situación dio al trate de que niños y niñas inocentes se desarrollen en pleno desorden, donde el líder es el más bocón y la doña más vulgar,  la consejera y maestra a seguir, por miedo de no verse en la lengua de tales personas. Aunque en un lugar donde el desorden es el principio, no podemos esperar lo mejor, porque aunque apareciera el mismo desorden lo eliminaría inmediatamente.

Hace un tiempo es venido observando, que en esta ciudad turística e invadida en alto nivel por ciudadanos haitianos, se están viniendo dando situaciones que van en contra del orden, por ejemplo, haitianos vendiendo en caretillas en las calles, interrumpiendo el tránsito, y el libre tránsito de los peatones, ese es, un tipo de negocio, que no puede permitírsele a los haitianos e incluso a ningún dominicanos, que lo hagan en esa forma, es visto en la jabilla, hasta diez caretillas, llena de zapatos, correa, etc, de igual forma aquellos haitianos que andan vendiendo frutas en la calle en poncheras, y la que venden en esquina aguacate, guineos etc, eso no puede ser permitido, y perseguirlo para que dejen de hacer ese tipo de negocio, no violenta ningún tipo de derecho, porque si ellos están legal que desarrollen su comercio en un local, donde no interrumpan el tránsito y no dañen el ambiente visual.

Para evitar confrontación y que se vea como un abuso, el ayuntamiento, puedes reunirse con todos y hacerle saber que ya no pueden continuar haciendo ese tipo de negocio en la calle en esa forma; de igual forma deben sacarse de los semáforos, los limpia cristales, son un grupo de niños adolecentes, que no comprenden ni entienden, además eso son acciones de muy mal gusto, que no se, como no ha generado una situación lamentable. Y por favor que se pongan letrero en la calle que identifiquen si son de una vía o dos vías. La ciudad está llena de hoyo, y creo que con un poco de voluntad se puedes tener una ciudad modelo, donde todos podamos cuidar de ella, haciéndolo de la mejor manera posible, cumpliendo la ley, y siendo ciudadanos ejemplares, interesado más en un bienestar común que individual.

Aunque ahora nos calificamos más modernos, más libre, mas patrióticos, y más sabio, donde les estrujamos en la cara a los indios la famosa frase, NO SOMOS INDIO!!!  Haciendo saber que son totalmente entendido de sus derechos y deberes, y conocen a plenitud que puedes negociar y debatir en nombre del pueblo, su libertad y su destino. Aún estamos siendo víctima del engaño políticos, aún estamos siendo gobernado por el menos malo, porque si un bueno aspira, no votamos por el por qué no da dinero y es pobre, aunque su capacidad, honestidad e integridad sea intachable, votamos mejor por un ladrón y tecato que por un buen padre de familia y honrado. Somos ciego que ven, pero ni oímos ni entendemos.

PAULINO SILVERIO DE LA ROSA. 01-02-2018.