Palic Salud

Prisión preventiva a un hombre por raptar menor de 9 meses y amenazar de muerte a la madre del mismo

Ultima Actualización: viernes, 08 de diciembre de 2017. Por: ANTONIO HEREDIA

Aplicó la medida coercitiva contra el nombrado Juan Ramón Ferreira Cruz, quien rapto y mantener retenido a su propio su hijo de 9 meses.

PUERTO PLATA.- La Oficina de Servicios de Atención Permanente del Distrito Judicial de Puerto Plata, impuso la tarde de hoy medida de coerción consistente en tres meses de prisión preventiva a un hombre quien secuestro a un niño de apenas nueve meses y amenazar la madre del menor.

La jueza María Emelinda Estévez tras acoger la solicitud del Ministerio Público, aplicó la medida coercitiva contra el nombrado Juan Ramón Ferreira Cruz, quien además de raptar y mantener retenido a su propio su hijo de 9 meses, se trasladó desde Puerto Plata hasta San Francisco de Macorís, donde amenazó a su ex esposa de que la iba a matar conjuntamente con el menor si no se reconciliaban.

En el transcurso de la audiencia, se expuso que debido a la rápida labor investigativa y coordinada entre las Fiscalías de Puerto Plata y San Francisco de Macorís, la procuradora Ana Mariela Hernández, pudo localizar y detener al imputado Juan Ramón Ferreira Cruz, quien en todo momento mostró un patrón de conducta violenta.

Se supo que el Ministerio Público calificó este caso de manera provisional, debido a la violación de los artículos 309-2 y 309-3 literal E del Código Penal Dominicano y también de violar los artículos 110 y 403 de la Ley 136-03 que instituye el Código para la Protección de los Derechos Fundamentales de Niños, Niñas y Adolescentes en nuestro país.

Mientras que el Procurador Fiscal Titular de Puerto Plata, Osvaldo Bonilla Hiraldo, manifestó que se trata de un hecho sumamente grave, que retrata las complejidades de la persecución al delito de violencia de género y las secuelas que este tipo penal deja en el seno familiar.

Asimismo, el imputado aseguró que mataría al niño de 9 meses y luego se suicidaría para que su ex mujer llorara ante dos ataúdes, como una forma de extorsionar la dama para que regresara con él y se mudaban juntos.