Palic Salud
Brugal is Happening

El recién llegado y los otros taxistas…La decisión es de quien ha de pagar

Ultima Actualización: jueves, 28 de septiembre de 2017. Por: Ariel Heredia Ricardo

Lo ocurrido anteayer en el aeropuerto General Gregorio Luperón, fue algo grotesco y bochornoso.

Lo ocurrido anteayer en el aeropuerto General Gregorio Luperón, fue algo grotesco y bochornoso. Todo el que ingresa a ofertar un producto debe tener bien sabido que tiene competencia.

Dos episodios han sido suficientes para degradar a un gremio que con sus razones defienden su posición y lugar en el mercado, sin embargo, es de entenderse que la vía agresiva no es la correcta.

Puerto Plata, goza de los servicios de taxis de muchas compañías a las que se suma un sistema que es muy actualizado para algunos puertoplateños.

Todas las personas que manejan su vida a través del internet tienen conocimiento de que hoy por hoy, pedir un taxi no es la excepción. Y es que,  la mayoría de los taxistas que circulan en la ciudad entienden que es invasivo de su espacio la llegada de un nuevo servicio.

Se entiende que, como el perro que orina un lugar, marca su territorio, usted amigo taxista, hace lo propio, sin embargo, tenga en cuenta que existen más que ofertan su producto y en mejor calidad, eficacia y con un ambiente de armonía, una empatía significativa, confianza, respeto, y buen servicio.

Vehículos confortables, comodidad, y estándares especiales que logran que el usuario se sienta complacido para pagar, no obstante a esto, usted suele repetir que el cliente siempre tiene la razón y no puede obviar que cuando usted se vende, apela a mi voluntad para que yo le compre. Como cliente, a mi es a quien toca decidir.

No le reste a su negocio todo lo antes dicho con una actitud arrogante, que solo deja mal puesta la parada donde usted permanece, sus compañeros, su marca, su pueblo, su ciudad, en última instancia, a su país,  logrando además, que la comida de ese día, y hasta quizás de los próximos usted no lo reciba…

herediadr34@gmail.com