Palic Salud
Brugal is Happening

Población de Puerto Plata se preparó ante la alerta del huracán María, comercios fueron abarrotados

Ultima Actualización: jueves, 21 de septiembre de 2017. Por: ANTONIO HEREDIA

Desde el mediodía y hasta entrada la noche, decenas de ciudadanos abarrotaron los supermercados de Puerto Plata donde adquirían alimentos imperecederos.

PUERTO PLATA. -  Ante la advertencia de que toda la costa norte está expuesta a lluvias intensas, ráfagas de vientos e inundaciones, la población de Puerto Plata se aprovisionó de alimentos desde antes del anochecer y se guareció en sus hogares por el paso del huracán María.

Desde el mediodía y hasta entrada la noche, decenas de ciudadanos abarrotaron los supermercados de Puerto Plata donde adquirían alimentos imperecederos, agua potable, pilas o baterías para linterna y radio, mientras que también acudieron a las farmacias para comprar medicamentos ambulatorios.

En los comercios donde se concentró una mayor cantidad de ciudadanos fueron en las panaderías, como es el caso de la Panificadora Santa Rita ubicada en la calle 12 de Julio y la Panadería Brito situada en la calle Juan Laffitte, donde se observaron largas filas de personas de todas las edades que procuraban comprar pan, galletas, queso, yogurt, entre otros alimentos.

Ante la amenaza del meteoro, muchos comerciantes y residentes en varios sectores tomaron varias medidas de prevención para proteger sus propiedades de posibles daños, como fue la colocación de planchas de Pleywood en las ventanas y vitrales de establecimientos comerciales, además de viviendas residenciales y apartamentos.

Asimismo, las autoridades se mantienen en sesión permanente y han dado instrucciones con relación a las evacuaciones en zonas vulnerables de este municipio, en coordinación con los presidentes y demás directivos de las juntas de vecinos realizan acciones de concientización a los residentes en áreas donde se han registrado inundaciones y deslizamiento de tierra.

Una brigada de la Defensa Civil de Puerto Plata, dirigidos por el encargado de operaciones Kenny Veras, acudieron al llamado de los residentes en la calle Imbert de esta ciudad, donde se procedió a cortar el tronco de un árbol de gran dimensión que amenazaba con destruir la modesta vivienda de una señora.

Mientras las personas se preparaban para el paso del huracán, empleados de varias empresas publicitarias desmontaban letreros y vallas para evitar que los mismos sean destruidos por los fuertes vientos del huracán María, en tanto que voluntarios de la Defensa Civil, Cuerpo de Bomberos, Cruz Roja y obreros del cabildo municipal realizaban podas de árboles.