Palic Salud
Brugal is Happening

Devolver lo robado

Ultima Actualización: sábado, 17 de junio de 2017. Por: Ariel Heredia Ricardo

Hace alrededor de tres años el papa Francisco habló de un elemento nuevo, diría revolucionario, en la lucha contra la corrupción, al afirmar que "a los políticos.

Hace alrededor de tres años el papa Francisco habló de un elemento nuevo, diría revolucionario, en la lucha contra la corrupción, al afirmar que "a los políticos, empresarios y religiosos corruptos" no les basta con pedir perdón, sino que deben "devolver" al país lo que han robado.

El pontífice les dice a los corruptos que no es suficiente pedir perdón a Dios, que tienen que devolver el fruto de la corrupción. La Iglesia, antes de Francisco, absolvía a esos pecadores, pero no les imponía como penitencia, para poder ser absueltos, devolver el botín producto de su pecado.

Según el papa, los católicos que se adueñan del dinero público en cualquier esfera del poder tienen ahora la obligación de devolver lo robado, ¿no podría y debería la justicia civil exigir lo mismo de los condenados por corrupción? Hoy, en casi todo el mundo, a los condenados por corrupción les basta con pasar, en el mejor de los casos, unos meses o años de cárcel y después salen y siguen siendo tan ricos como entraron.

También en República Dominicana estamos acostumbrados a que, incluso en los raros casos en que los corruptos acaban en la cárcel, se quedan sin devolver las ganancias producidas por sus actos de corrupción.

El papa Francisco. Que siempre ha pedido a sacerdotes, obispos y cardenales que vayan a mezclarse con la gente de la calle para escuchar sus voces y sus lamentos, sabe por experiencia que lo que más les duele y lo que más critican los pobres es que los condenados por corrupción nunca devuelven lo robado.

Lo he escuchado yo mismo miles de veces. Los dominicanos son muy sensibles con este tema. Tienen la sensación de la fuerte impunidad que rige en el país, donde casi siempre acaban absueltos los políticos acusados por corrupción, y también de que los que se han adueñado del dinero público nunca serán despojados de los bienes obtenidos.

El mundo de hoy está necesitando con urgencia de voces que hablen sin diplomacia y con autoridad moral, como la del papa Francisco, capaces de interpretar no sólo las angustias de los que habitan en el planeta de la pobreza, que son la mitad de la Humanidad, sino también sus ansias de justicia, una justicia que no discrimine, que se despoje de su pecado de impunidad con los poderosos corruptos y que obligue a los que se enriquecen ilegalmente a devolver lo que no les pertenece si quieren ser absueltos no digo por Dios, sino por la sociedad que es el verdadero corazón de la política.

La verdadera reforma política de la que todos hablan y a la que nadie se atreve a meterle el diente ¿no podría empezar por obligar a los políticos, como pide Francisco, a devolver lo robado?

Si República Dominicana se apegara a esa revolución justa, estoy cien por ciento convencido que su imagen quedaría ante el mundo bien vista.

arieldhr36@outlook.com